WWF celebra el giro de la que la Comisión Ballenera Internacional hacia la conservación

colaballenaLa 65ª reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) concluyó ayer con una decisión histórica para imponer mayores controles sobre la futura caza de ballenas, amparada bajo la investigación científica. WWF está decepcionada porque Japón, principal destinatario de la resolución, se sigue oponiendo a la medida y ha anunciado un nuevo programa de “caza científica”, independientemente de la resolución. La organización celebra que la CBI redirija su atención hacia aspectos clave de la conservación de las ballenas y que haya mejorado su transparencia.

“Como miembro del tratado, Japón debe actuar de buena fe, cumpliendo las peticiones de la Comisión. Cualquier otra actuación socava la eficacia y la integridad de este organismo internacional “, dijo Aimee Leslie, Directora del Programa Global de WWF de tortugas marinas y cetáceos.

La caza comercial de ballenas está prohibida desde 1986, sin embargo, Japón ha seguido sus cacerías con la excusa de los permisos científicos, que estaban aceptados bajo la convención por un vacío legal. En marzo de 2014, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) determinó que la caza de Japón no tenía como objetivo la ciencia, y estableció unos criterios que la CBI está intentando incorporar.

Para marzo de 2015, Japón tiene previsto presentar su nueva propuesta de caza de ballenas al Comité Científico de la CBI. Dicho comité tendrá la oportunidad de revisar el proyecto de Japón, para comprobar su conformidad con los criterios de la CIJ, y para hacer recomendaciones a la comisión.

Continúa la caza comercial

Islandia, otro miembro del tratado, mantiene una reserva contra la moratoria comercial y caza ballenas para vender la carne a Japón. La caza anual de Islandia de más de un centenar de rorcuales comunes en peligro de extinción ha llevado a un enfriamiento de las relaciones entre el país y otros miembros de la CBI. A principios de esta semana, la UE, EE.UU. y otras naciones amonestaron a Islandia por la caza y el comercio internacional relacionado con la carne de ballena. [Ver noticia]

“Islandia sigue desafiando las recomendaciones de conservación del Comité Científico de la CBI y de la voluntad de sus colegas en la comunidad internacional”, dijo Leigh Henry, Responsable de Políticas para la conservación de la vida silvestre en WWF EE.UU. “Hacemos un llamamiento a Islandia para que detenga inmediatamente su caza de rorcuales comunes en peligro de extinción y retire su oposición a la moratoria de la caza comercial.”

Última oportunidad para la acción

Como resultado positivo, la comisión amplió el mandato del Comité Científico para hacer frente a otras muchas amenazas graves que afectan a las ballenas, delfines y marsopas. Se calcula que 300.000 de estas especies mueren cada año después de haber sido capturadas accidentalmente en redes de pesca. Otros riesgos para los cetáceos son las colisiones con buques, el ruido submarino, el cambio climático y la contaminación.

WWF también celebra que se haya aprobado la resolución que mejora la transparencia de la CBI, incrementando el acceso de la sociedad civil a todas las reuniones.

WWF está especialmente preocupada por el destino de algunos cetáceos que se encuentran al borde de la extinción. Solo quedan unas 150 ballenas grises del Pacífico que permanecen en el extremo oriente de Rusia, menos de 100 vaquitas marinas en el Golfo de California, en México, y 55 delfines adultosde Maui en las aguas de la Isla Norte de Nueva Zelanda.

“Todavía hay esperanza de que juntos podamos salvar a estos animales en peligro de extinción. La cooperación entre naciones es fundamental para evitar su extinción “, dijo Sarah Goddard, Oficial de Política de Especies de WWF Reino Unido.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.