Varias personas resultaron heridas por disparos en una discoteca gay en el centro de Orlando (Florida) la madrugada de este domingo, indicó la policía, y el agresor falleció durante el tiroteo.

“Hay heridos. No estoy seguro de que en este momento haya muertos”, dijo un funcionario del cuerpo de policía. Según añadió “los policías van a inspeccionar el edificio y hacer salir a todo el mundo”.

“Numerosos heridos. No acercarse al barrio”, aconsejaba la policía en su cuenta de Twitter.

Los disparos se produjeron en la discoteca Pulse de Orlando. En la página de Facebook del club aparecía el mensaje “Salgan todos y corran”.

Además, la policía llevó a cabo una “explosión controlada” frente a la discoteca gay.

Una fuerte explosión se escuchó delante del local nocturno, que fue “una explosión controlada efectuada por los agentes”, indicó la policía de Orlando en su cuenta de Twitter.

Una masacre en un club gay de Orlando deja al menos 50 muertos y 53 heridos

Al menos 50 personas han muerto 53 han resultado heridas en un tiroteo ocurrido en el club nocturno Pulse de Orlando (Florida, EE.UU.), después de que un hombre se haya atrincherado en el local tras disparar indiscriminadamente.

El sospechoso, que portaba un fusil de asalto y una pistola, ha sido abatido en un enfrentamiento con agentes de las fuerzas del orden. “Nuestros agentes dispararon al sospechoso”, ha afirmado el jefe de la Policía de Orlando, John Mina, en una rueda de prensa. Ha sido identificado como Omar Mateen, estadounidense de origen afgano, según varios medios.

“Al menos nueve agentes estuvieron implicados en el tiroteo del sospechoso. Un agente resultó herido, pero parece que el casco (de fibra sintética) salvó su vida”, ha esplicado Mina, que destaca que el supuesto tirador estaba “organizado y bien preparado”. En este sentido ha apuntado que el sospechoso llevaba un “artefacto” y “posiblemente” tenía otro “en su automóvil”.

“Acto terrorista” para el FBI

El FBI ha anunciado que se están investigando los hechos como un “acto terrorista”. Mina había informado en un primer momento de una veintena de muertos.

Ricardo, uno de los clientes que se encontraba en el interior de dicho club, frecuentado por homosexuales, ha explicado en RNE que el local estaba muy lleno cuando escucharon los disparos, y que entonces se tiraron al suelo. En una pausa de la ráfaga de tiros, se levantaron y salieron corriendo por la parte de atrás.

“Escuchamos los disparos y nos echamos al suelo, en una pausa salimos corriendo”

Numerosos vehículos de emergencia acudieron a la discoteca y varias víctimas fueron evacuadas en ambulancias, mientras otras yacían fuera del local en el suelo ensangrentadas y atendidas por policías, según las imágenes emitidas por los medios locales.

El tiroteo ocurrió en torno a las 02.00 hora local (06.00 GMT), cuando el atacante se atrincheró con rehenes en el club, donde la Policía detonó una carga explosiva tras sospechar que podría haber una bomba.

El club nocturno Pulse, situado en el centro de Orlando, ha colgado en su pagina de Facebook poco después de conocerse el tiroteo un mensaje en el que pedía que todo el mundo saliese del local y corriese.

Un crimen “muy horroroso”

El jefe de Policía ha agregado que el suceso no guarda relación con el tiroteo que el pasado viernes acabó con la vida de la cantante Christina Grimmie, conocida por su intervención en el popular programa de televisión The Voice, al finalizar un concierto en Orlando.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer, ha expresado su pesar por el “muy horroroso crimen” e instó a la población a “ser fuerte”. “Somos una comunidad fuerte y resiliente”, afirmó el alcalde en la rueda de prensa.

“Tan pronto tengamos información, actualizaremos a todo el mundo. Por favor, tengan a todo el mundo en sus oraciones mientras afrontamos este trágico evento. Gracias por sus pensamientos y amor”, ha escrito el club en Facebook.