Valencia conmemora un año más la festividad del Corpus Christi

Valencia conmemora un año más la festividad del Corpus Christi, celebración litúrgico-cultural que hasta finales del siglo XIX fue considerada la fiesta grande de la ciudad. La casa consistorial luce ya el Pomell, motivo floral adornado con la señera que la asociación Amics del Corpus entrega a los representantes de las distintas instituciones para que engalanen los balcones de los edificios públicos.

Los festejos  comenzaron  con el traslado de las rocas desde la popular casa que alberga todo el año estas esculturas en madera que aluden a relatos bíblicos, hasta las Alameditas, que se encuentran junto a las Torres de Serranos. Desde allí serán trasladadas a las ocho de la tarde para quedar expuestas en la plaza de la Mare de Déu.

CORPUS VALENCIA LAS ROCAS 20160528_124341 (29)
image-379336

El sábado  se celebraró una representación del Misteri de Sant Cristòfol i els Pelegrins, a cargo de alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús – Esclavas, y del Misteri del Rei Herodes, representado por alumnos del colegio Virgen del Pilar. La jornada concluirá con el concierto de la Banda Municipal, a las once de la noche, y, ya a medianoche, con la Nit de Festa, el pasacalle con banda de música que recorre en sentido inverso el trayecto de la procesión del Corpus, y la entrega de premios a los balcones mejor adornados.

El domingo 28, los festejos comienzan a las nueve de la mañana con un repique de campanas desde el Micalet, por espacio de media hora. A las diez y media de la mañana, la catedral será el escenario de la solemne misa pontifical que centra la celebración religiosa del Corpus.

Una vez finalizado el oficio, a mediodía, se efectuarán los volteos de campanas correspondientes a la festividad desde el Micalet, y comenzará la cabalgata del Convit, concebida en su origen como un acto en el que los jurados de la ciudad invitaban a la población a asistir a la solemne procesión del Corpus Christi. El desfile partirá desde la plaza de Manises y discurrirá por la calle Cavallers, la plaza de la Mare de Déu, el Micalet, la plaza de la Reina y las calles Cabillers y Avellanes hasta llegar a la plaza de la Almoina. La procesión cuenta con el protagonismo destacado del Capellà de les Roques, un personaje que desfila precedido por comparsas que interpretan las danzas tradicionales del Corpus y la Degolla.

CORPUS VALENCIA LAS ROCAS 20160528_124341 (20)
image-379337

A las cuatro y media de la tarde tendrá lugar el Paso de las Rocas, la procesión de los monumentos característicos del Corpus valenciano, que discurrirá por la calle Cavallers, las plazas del Tossal y el Mercat, las calles Maria Cristina, Sant Vicent, Mar y Avellanes hasta el Palacio Arzobispal. El recorrido de vuelta hacia la Casa de las Rocas pasará por las calles Avellanes, Mar, Pau, General Tovar, las plazas de Tetuan y el Temple, la calle del Pintor López, Comte de Trénor y la plaza de los Furs. Tras las rocas pasarán los carros de la murta, precediendo los bailes de gegants i nanos, con la Magrana y el popular personaje de la Moma.

La solemne procesión del Corpus dará comienzo a las siete de la tarde desde la puerta de los Apóstoles de la catedral, y recorrerá la plaza de la Mare de Déu, las calles de Cavallers, Tossal, Bosseria, Mercat, Maria Cristina y Sant Vicent, plaza de la Reina y las calles del Mar, Avellanes, Palau y plaza de la Almoina hasta regresar a la catedral. Las fiestas finalizarán con otro gran volteo de campanas desde el Micalet.

Cabe recordar que fue el obispo de Valencia Hugo de Fenollet quien promovió, el 4 de junio de 1355, y de acuerdo con el cabildo catedralicio, los jurados de la ciudad, el justicia y prohombres de Valencia, la creación de una procesión que recorriese las calles de la ciudad, en la que el santísimo sacramento fuera acompañado por autoridades y clérigos de la ciudad.

Al año siguiente, en 1356, ante el sitio de Valencia por Pedro I de Castilla, se suspendió la procesión (habiéndose celebrado solo una) y se decidió que cada año se celebraría en una parroquia. Pero en 1372, siendo obispo el cardenal Jaime de Aragón, nieto de Jaime II de Aragón y primo hermano de Pedro IV el Ceremonioso, los festejos resurgieron, y a partir de ese momento la festividad toma auge, al igual que la música, los bailes y las danzas de la época.

El tapiz floral y las Rocas.

CORPUS VALENCIA LAS ROCAS 20160528_124341 (5)
image-379338

“Los colores blanco y amarillo que se han utilizado habitualmente para adornar las rocas del Corpus pueden responder a la simbología eucarística, pero rompen la coherencia de otros elementos importantes del desfile, por eso hemos querido retornar a estos elementos de la fiesta tan importantes los colores originales que representan de forma fiel aquello que evocan las rocas”, ha explicado el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset.

Así, la roca del Santo Cáliz está adornada con los colores amarillo y blanco, símbolos de la fe, el trigo, la luz y la paloma del Espíritu Santo; la de la Inmaculada Concepción lleva flores azules y blancas, que representan lo celestial, puro y pulcro; la de la Virgen de los Desamparados tiene una parte de ornamentación en rojo, en referencia a la sangre de los santos inocentes y al amor místico, y otra parte en azul, blanco y rosa, colores propios de la Virgen y de la hermandad en referencia a la antigua Cofradía de la Virgen; las águilas llevan penachos con los colores amarillo, blanco y rojo, que representan la unión de las Iglesias de España y Roma; el águila de San Juan evangelista está adornada con flores rojas y verdes, que son los colores que se asocian tradicionalmente a las vestiduras del discípulo por la esperanza, el amor y la sangre; por último, los ramilletes pequeños en manos de las figuras femeninas de los denominados ‘gegants’ presentan muchos colores diversos en señal de multiculturalidad.

Por otra parte, la plaza de la Virgen acoge también el tapiz, confeccionado por la empresa Decourba, ganadora del concurso administrativo para elaborar el tapiz. Este año representa una parte del traslado de las rocas a la llegada a la Seo. En la figuración el público observa cómo los caballos de tiro arrastran las rocas acompañadas por la dulzaina y el tabalet, una escena muy característica del día del Corpus en València.

Este año el tapiz le otorga una relevancia especial a la roca del Santo Cáliz, la más nueva de todas, y que simboliza la actualización y pervivencia en el tiempo de una fiesta centenaria declarada Bien de Interés Cultural.

El diseño integra, además, elementos propios como la cenefa geométrica o la imagen del cáliz que se venera en la Catedral de València, con elementos de la roca que integran una variada simbología que remite a la tradición plástica e iconográfica valenciana, como los ángeles rodeando el escudo que figuran en la fachada de la Lonja o los socarrats que decoran la roca.


Leave a Reply

Your email address will not be published.