Una tradición desaparecida: Las fiestas a San Expedito Mártir

De 1957 data el origen de la parroquia de Santo Domingo Savio, situada en los bajos del inmueble que forma esquina entre las calles de Ayora y Mariano Ribera. Allí quedó establecida la Asociación de San Expedito Mártir por iniciativa de varios devotos que procedían de los Talleres de la Escuela de Reforma de Godella. Construyeron el altar con la imagen del santo que fue bendecida el 22 de abril de 1962. Ese mismo año se celebró un Triduo solemne y procesión a la que asistieron el Obispo Auxiliar, el Alcalde de Valencia, representantes del Capitán General y del Gobernador Civil, junto a un piquete de tropa con su banda militar.

1964. Festes a Sant Expedito Màrtir. València. A. P. R. S.

1964. Festes a Sant Expedito Màrtir. València. A. P. R. S.

De 1957 data el origen de la parroquia de Santo Domingo Savio, situada en los bajos del inmueble que forma esquina entre las calles de Ayora y Mariano Ribera.

Desde entonces se celebraban  fiestas en su honor promovidas por  Francisco Ripoll, un militar, vecino de la barriada –que sería presidente de la Asociación- se encargó de organizar todos los actos en honor al santo; incluso, San Expedito, en 1968 sería declarado como segundo titular de la iglesia, pasando a denominarse “Parroquia Santo Domingo Savio y San Expedito Mártir”.

1964. Processó en les festes de Sant Expedito Màrtir. València. A. P. R. S.

1964. Processó en les festes de Sant Expedito Màrtir. València. A. P. R. S.

En el día de la fiesta se organizaba la procesión con un recorrido que partía desde la parroquia y recorría diversas calles de la barriada

En el día de la fiesta se organizaba la procesión con un recorrido que partía desde la parroquia y recorría diversas calles de la barriada: Ayora, Mariano Ribera, Maestro Bellver, Chiva y Archiduque Carlos, para volver otra vez al punto de partida. Una de las principales características de esta fiesta era que la comitiva, como era costumbre, continuaba yendo acompañada por un destacamento militar. Varias veces actuaron grupos regionalistas. Unos niños se vestían con los atuendos propios del santo, ofreciendo una nota colorista a la fiesta. Esta celebración dejó de realizarse hace unas décadas, casi coincidiendo con el fallecimiento de Ripoll. En los últimos años sus descendientes todavía acudían a la parroquia el día del santo y repartían unas estampas como recuerdo de su fiesta.

1964. Veïns en les festes de Sant Expedito Màrtir. València. A. P. R. S.

1964. Veïns en les festes de Sant Expedito Màrtir. València. A. P. R. S.

Actualmente, en la iglesia del Temple, se venera a otra imagen del santo, situada a la izquierda del altar mayor.

Actualmente, en la iglesia del Temple, se venera a otra imagen del santo, situada a la izquierda del altar mayor. Es curiosa una tradición existente en esta iglesia que ya forma parte del costumari valencià: aquellas personas que quieren solicitar al santo la protección, escriben en un trozo de papel sus peticiones buscando el favor deseado. El documento lo depositan en un panerot que se encuentra junto a la polícroma talla de San Expedito: Vos que sois el santo de las causas urgentes, protegedme, ayudadme,  dadme fuerza, coraje y serenidad… Atended a mi pedido.

A. P. R. S. = Archivo privado de Rafael Solaz.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

One Response to "Una tradición desaparecida: Las fiestas a San Expedito Mártir"

  1. Julio Cob  12 de julio de 2015 at 17:24

    Nada mejor que un buen lugar donde acudir en el que siempre encontramos páginas de nuestra historia. En esta ocasión se refiere el autor a una fiesta desaparecida, pero no antigua en el tiempo. Su nacimiento nos recuerda aquella impronta de nuestra ciudad de les festes de carrera, como si de un intento de recuperar antiguas tradiciones se tratase.

    La devoción al santo ha sido una constante en nuestra ciudad y más que como un hito religioso de venerable cumplimiento, su tratamiento festivo, amigable y vecinal, de “hacer calle”, ha imperado siempre.

    Sin duda, La Valencia Rescatada es un buen lugar donde perderse, con la seguridad siempre de un feliz hallazgo.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.