Una multitud se moviliza en Madrid contra la violencia machista

Miles de personas reclamaron al Estado y los partidos políticos por las mujeres que son víctimas de violencia, las que han aumentado al ritmo de la crisis económica

0013713108
image-256459

Decenas de miles de personas reclamaron en Madrid contra la violencia de géneroCrédito: Reuters

Decenas de miles de personas marcharon este sábado en Madrid para pedir mayores medidas contra la violencia machista que cada año se cobra la vida de decenas de mujeres enEspaña, pese a una de las leyes más avanzadas en la materia.

Con gritos de “¡No estamos todas, faltan las muertas!” y “Tiene género la violencia”, una marea de mujeres y hombres llegados de toda España marcharon bajo un gran sol por el centro de la ciudad entre estruendo de pitos y tambores convocados por 400 asociaciones feministas.

“Es fundamental que los hombres nos impliquemos, porque en España muchas mujeres ya están concientizadas pero falta un poquito de educación para que los hombres acabemos con el machismo“, afirma Nacho Molina, un informático de 49 años que viajó toda la noche en coche con tres amigos desde Sevilla, en el sur.

Casi 300 autocares de todas las regiones llegaron por la mañana a la capital, según los organizadores, que buscaban reunir a más de 20.000 personas.

La policía no dio cifras de participación en esta marcha a la que se sumaron los principales sindicatos y partidos políticos. En plena precampaña para las legislativas del 20 de diciembre, algunos estuvieron incluso representados por sus secretarios generales, aunque no hubo representación gubernamental.

En lo que va del año, 41 mujeres murieron a manos de sus parejas o exparejas, según datos del gobierno español. De ellas, 25 habían nacido en España y 16 en otros países. Sólo siete habían presentado denuncias.

“LA CRISIS ECONÓMICA HA HECHO QUE MUCHAS MUJERES NO DEJEN A SUS MALTRATADORES PORQUE SIN RECURSOS NO TIENEN ADÓNDE IR”

“La crisis económica ha hecho que muchas mujeres no dejen a sus maltratadores porque sin recursos no tienen adónde ir”, se indignaba Marisa Teijeiro, de 61 años, empleada de banca jubilada, entre una multitud vestida con camisetas, bufandas y sombreros morados, que en un ambiente entre festivo y reivindicativo enarbolaba globos y banderas del mismo color.

“Por eso más que nunca se necesitan más recursos públicos y no recortes“, agregaba, mientras a su alrededor los manifestantes enarbolaban pancartas en que podía leerse “No morimos, nos matan” o “El maltrato familiar, despreciable y criminal”.

Quemadas, apuñaladas, golpeadas

Apuñaladas, golpeadas o incluso quemadas por hombres que a menudo se suicidan después, cada una de las víctimas fue portada de toda la prensa en una Españaespecialmente sensibilizada por este fenómeno social, que afecta a países desarrollados y en desarrollo de los cinco continentes.

Según un informe de Naciones Unidas publicado este año, un 35% de las mujeres del mundo ha sufrido violencia física o sexual de su pareja o violencia sexual de un tercero. E incluso en los países donde existen leyes contra la violencia doméstica, éstas no se aplican siempre correctamente.

El Consejo de Europa puso en 2006 a España como ejemplo de lucha contra la violencia machista en reconocimiento hacia el gobierno socialista de la época, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.

Feminista declarado, Zapatero situó a su país en primera línea de este combate adoptando en 2004 una ley pionera en Europa para proteger a las mujeres de la violencia de sus parejas o exparejas, ayundándolas a rehacer sus vidas además de castigar duramente a los maltratadores.

Desde entonces, las muertes por violencia machista se redujeron de las 71 registradas en 2003 a las 54 de 2014.

Las organizaciones feministas reivindican ahora que ésta se amplíe para incluir otras formas de violencia contra las mujeres como las agresiones sexuales, el acoso en el ámbito laboral o la trata de mujeres y niñas.

“SI LA VIDA NO ES CUESTIÓN DE ESTADO NO CUENTES CON MI VOTO”

“Contra las violencias machistas”, proclamaba una gran banderola sobre el ayuntamiento madrileño que la víspera se había iluminado de morado, al igual que otros monumentos como la Alhambra de Granada, en muestra de solidaridad.

Los manifestantes exigen también que la protección de las mujeres sea “una cuestión de Estado” en la que se comprometan todas las instancias públicas.

“Si la vida no es cuestión de Estado no cuentes con mi voto“, podía leerse en algunas pancartas. Piden asimismo que se actúe no solo para castigar sino para prevenir la violencia machista.

Para Cristina Guijarro, responsable de telemarketing de 55 años, “el problema se erradicará cuando toda la sociedad sea consciente y se trabaje desde la educación, pero eso requiere tiempo”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.