Dos vuelos sobre los que se habían reportado alertas de bomba a bordo aterrizaron en el aeropuerto bruselense de Zaventem. La información de la alarma fue confirmada por Belgocontrol, organismo que controla la seguridad de la navegación aérea civil en el país.

Según el diario belga Deredactie, el fiscal federal de Bélgica anunció que la amenaza se consideró “lo suficientemente seria” como para tomar ciertas medidas. Sin embargo, luego se confirmó que fue una falsa alarma.

Uno de los dos vuelos había despegado de la ciudad de Oslo con destino a Bruselas. Se desconoce la procedencia del otro vuelo amenazado.

En el aeropuerto también se declaró la alerta y se decretó una emergencia médica. Varios vuelos fueron desviados a otras terminales.

El episodio aumenta las tensiones en un país que ya vive una alerta por terrorismo tras los ataques ocurridos en el mismo aeropuerto Zaventem, uno de los más concurridos de Europa, en marzo pasado.