Un juzgado de Valdemoro, en Madrid, investiga el incendio del cementerio de neumáticos de Seseña

Las diligencias previas se abren después de que la Guardia Civil haya puesto este miércoles a disposición de la magistrada el atestado con la investigación policial efectuada hasta la fecha y dirigida a determinar la supuesta autoría del incendio en el marco de la posible comisión de un delito contra los recursos naturales.

Dicha investigación recae sobre el juzgado de Valdemoro ya que, según las primeras pesquisas de la Guardia Civil, el incendio se habría originado en suelo del término municipal de esa localidad madrileña.

Tres focos

Al mismo tiempo, la Guardia Civil trata de confirmar si el incendio del cementerio de neumáticos tuvo tres focos, tras tener claro que fue intencionado, ha explicado este miércoles la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa.

La delegada ha precisado que aún es pronto para tener datos reveladores de la investigación, ya que el incendio sigue vivo y hasta que se extinga totalmente no se podrán recoger muestras, en un trabajo en el que además “hay que tener mucho cuidado con destruir pruebas”.

“Parece que hay tres focos, pero hasta que la Guardia Civil no pueda entrar y lo vea no se puede confirmar”, ha dicho tras explicar que al parecer hay vecinos que grabaron imágenes en las que se ven esos tres puntos. El incendio arrasa desde el pasado viernes el citado cementerio, en el que se acumulan unas 100.000 toneladas de neumáticos.

El humo llega a Valdemoro

Un cambio en la dirección del viento ha motivado que el humo procedente del incendio haya llegado este miércoles a Valdemoro, provocando un fuerte olor, que también se ha extendido a otros municipios como Alcorcón o Villanueva de la Cañada.

Según ha explicado a Efe el portavoz de Ecologistas en Acción Juan García, en Valdemoro “habrían aumentado las partículas pequeñas denominadas PM2,5 hasta cuatro veces más de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Ha subrayado, no obstante, que la población no debe alarmarse por ello pues, de momento, no se conoce la composición de estas partículas en este caso concreto, y pueden tener un origen natural, por ejemplo, de arena, lo que no sería peligroso, o bien ser portadoras de componentes tóxicos.
En este último caso, dichas partículas sí serían nocivas para la salud “ya que penetran directamente en el sistema respiratorio y en la sangre”.

Según la organización ecologista, las partículas en suspensión PM2,5 parecen ser un mejor indicador de la contaminación urbana que las que se venían utilizando hasta ahora, las PM10, lo que es debido a que estas provienen en buena medida de las emisiones de los vehículos diesel en las ciudades.

No obstante, García ha insistido en que, a pesar de que el número de las mismas se ha incrementado en Valdemoro, no se conoce aún si proceden del incendio.

Ecologistas en Acción se queja de la falta de información

Ecologistas en Acción se queja de falta de información por parte de las autoridades ya que “los medidores que se están utilizando no sabemos exactamente qué parámetros utilizan y sospechamos que no tienen la suficiente complejidad para detectar este tipo de partículas”.

El portavoz ecologista ha recomendado a los trabajadores de la limpieza del barrio del Quiñón que rieguen continuamente la zona mientras dure el incendio para tratar de arrastrar estas partículas.

A lo largo del día el colectivo irá ofreciendo más información, ya que está previsto que los ecologistas de Valdemoro participen en la reunión que se celebra este miércoles en Seseña.


Leave a Reply

Your email address will not be published.