Los padres de la niña, quien en una evaluación médica en el Hospital Clínico de Valladolid no presentó signos de abusos sexuales, presentaron dos denuncias cruzadas, una de la madre, sobre supuestos malos tratos de su ex pareja cometidos contra ella, y otra del padre, por presuntos abusos de la madre a su hija de doce meses, explicaron fuentes próximas al caso.

Ante esta situación, los agentes arrestaron al padre y a la madre de la niña el pasado miércoles, mientras se estableció que la menor fuera evaluada en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

Los médicos no observaron signos de que hubiera sufrido abusos, aunque sí intoxicación por cocaína.

La custodia de la niña pasó en principio a la abuela materna, y este jueves los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León se hicieron cargo de ella, mientras los detenidos permanecieron en dependencias policiales.