La candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, y su marido hicieron público este viernes su declaración de impuestos de 2015, que muestra unos ingresos de 10,6 millones de dólares, a los que se les aplicó una tasa impositiva del 43 por ciento.

El gesto de la demócrata incrementa la presión sobre el también aspirante a la Casa Blanca, Donald Trump, para que haga lo mismo antes de las elecciones presidenciales de próximo 8 de noviembre.

Sin embargo, el magnate neoyorquino se ha negado en reiteradas ocasiones por el hecho de estar siendo auditado -algo que la agencia tributaria (IRS) asegura que no debería ser un impedimento- y porqueconsidera que “no hay nada que destacar” en sus cuentas personales.

“Trump se está escondiendo detrás de excusas falsas y se desdice de promesas anteriores de publicar su declaración. No ha provisto al público con la información más básica, como ha hecho todo candidato importante en los últimos cuarenta años”, señaló Jennifer Palmier, directora de comunicación de la campaña de Clinton.

En caso de negarse, el republicano sería el primero en hacerlo desde la candidatura de Richard Nixon.

Los Clinton donaron el 9,8 por ciento  de sus ingresos brutos, que ascendieron a 10,6 millones de dólares, a organizaciones caritativas, según la declaración publicada en la página de la campaña de la candidata. Los ingresos de 2015 fueron menores a los 28 millones que el matrimonio Clinton ingresó en 2014. 

Con esta nueva declaración de impuestos, los Clinton han hecho públicas anualmente sus cuentas con el fisco desde 1977, según datos de la campaña.

El compañero de fórmula de Clinton, el candidato a vicepresidente Tim Kaine, y su esposa, Anne Holton, también hicieron públicas sus declaraciones de impuestos de los últimos diez años hasta 2015, cuando pagaron un 25,6 % de impuestos federales, locales y estatales combinados. En su último año como gobernador de Virginia, los ingresos del Kaine y su esposa estuvieron sometidos a una tasa impositiva combinada del 18,7 %.

Según la campaña de Clinton, los Kaine donaron en estos últimos diez años el 7,5 % de todos su ingresos brutos a organizaciones caritativas.

En un comunicado, Palmier aseguró que con esta nueva publicación de pagos al fisco la candidata demócrata y su compañero de fórmula “continúan estableciendo el estándar en transparencia financiera”.