“La operación ha comenzado. Los comandos están tomando por asalto el restaurante” dijo un responsable de seguridad. Un fotografo de la agencia AFPen el sitio confirmó que se registraba un impresionante tiroteo.

La toma del restaurante había sido reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que habló de “más de 20 muertos de diferentes nacionalidades”según un comunicado distribuido por la agencia de noticias Amaq, cercana a la organización, que también divulgó imágenes sangrientas del interior del restaurante.

De acuerdo con información de fuente policial, una decena de atacantes irrumpió hacia las 21h20 locales al grito de “Allahu Akbar” (Alá es grande) en el restaurante, frecuentado por diplomáticos y hombres de negocios extranjeros residentes en Bangladesh.

Pero más de diez horas de cerco policial después y en un estancamiento, las unidades especiales de Bangladesh lanzaron el asalto.

Poco antes el embajador italiano. Mario Palma, había declarado que los secuestradores “no tienen ningún deseo de negociar. Esto es una misión suicida”.