El Estado Islámico utilizó gas mostaza en Mosul para evitar el avance de las fuerzas iraquíes

Durante la guerra siria el régimen de Bashar al Assad y los rebeldes se acusaron mutuamente de haber utilizado gas mostaza. A lo largo del conflicto armado, apareció otro actor que apeló a esa sustancia tóxica: el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

En los últimos tiempos fue creciendo el índice de ataques con gas por parte de los terroristas en Irak y Siria.

Sin embargo, mientras cientos de yihadistas comienzan a escapar de esos países tras el asedio de las fuerzas gubernamentales, en Occidente hay un creciente temor de que los extremistas utilicen los conocimientos adquiridos para emplear el uso de gases en atentados sobre países occidentales.

Así lo advirtió Philippe Denier, director de la división de verificación de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), durante una conferencia sobre defensa desarrollada en París.

“Uno de los peligros que tenemos que afrontar y para el que tenemos que tener una respuesta, desde que ISIS aprendió a hacer gas mostaza, es que una de las personas que aprendió a hacerlo regrese a su país y lleve a cabo un ataque como este”, explicó.

En octubre pasado, las Naciones Unidos y la OPAQ informaron que el régimen de Al Assad era responsable de los ataques con cloro sobre los rebeldes y la sociedad civil, y que el Estado Islámico había utilizado gas mostaza.

Las autoridades occidentales temen que ISIS llame a sus seguidores a aumentar sus ataques en Occidente ante los fuertes golpes que viene sufriendo en Irak y Siria.