3600_Banner_TR_980x90

Técnica para facilitar el orgasmo femenino durante el coito

Couple engaged in sexual intercourse on bed
image-445811

Couple engaged in sexual intercourse on bed

Por Marianne Leyton El reflejo del orgasmo en la mujer se manifiesta en las contracciones de los músculos que rodean a la vagina, sin embargo, se pone en marcha al estimular la zona del clítoris. El coito es psicológicamente una experiencia erótica muy excitante, pero físicamente la estimulación del clítoris es limitada, y mucho menos poderosa que su estimulación directa.

 Los movimientos del pene en la vagina generan estimulación indirecta en el clítoris, la que suele ser insuficiente para generar el reflejo del orgasmo.

La mayoría de las mujeres que puede tener orgasmos por estimulación del clítoris, son también capaces de lograr el clímax si reciben este tipo de estímulo al mismo tiempo que el pene se encuentra en la vagina. Esta experiencia es especialmente vívida y profundamente placentera. No obstante, según la doctora Kaplan esta manera de lograr el orgasmo pocas veces conduce al orgasmo durante el coito.

La “maniobra del puente” es diferente del recurso anterior, ya que consiste en estimular el clítoris durante el coito, sólo hasta el momento inmediatamente anterior al orgasmo, y luego permitir que los movimientos del pene en la vagina pongan en funcionamiento el reflejo del orgasmo. Al repetir esta técnica en cada relación sexual se va creando progresivamente un puente entre el estímulo del clítoris y el coito.

Practicar esta técnica funciona porque se aprende una nueva respuesta sexual, y esto es posible porque el reflejo del orgasmo se encuentra bajo el control de la voluntad. Sin embargo, factores emocionales, orgánicos y de relación de pareja, así como ciertos medicamentos pueden inhibir la respuesta orgásmica. Por ello, es importante acudir al médico para detectar si hay causas orgánicas para las dificultades orgásmicas y además complementar el tratamiento con terapia psicológica, cuando sea necesario.

Como realizar la maniobra del puente paso a paso

1. Antes de iniciar la relación sexual con penetración, la mujer debe estar suficientemente excitada y lubricada. Se sugiere intensificar las sensaciones vaginales previamente de dos manera: acariciando delicadamente la entrada de la vagina y contrayendo los músculos que rodean la vagina (músculo pubococcígeo). Cuando la mujer tenga el fuerte deseo de ser penetrada, el hombre lo hará.

2. Las posiciones sexuales recomendadas para realizar mejor esta técnica son la posición de lado (ambos frente a frente), la mujer arriba del hombre, y la posición del hombre arrodillado (mientras la mujer está acostada boca arriba).

3. Tras la penetración, el hombre detiene los movimientos, para que la mujer tenga consciencia de las sensaciones que produce el pene en su vagina. A continuación realizará lentamente algunas contracciones con su músculo pubococcígeo (PC), lo que puede resultar sumamente erótico, y una apertura a percibir el placer sensorial en la vagina, muchas veces reprimido. Experiencias pasadas traumáticas o mensajes aprendidos de que sentir placer está mal pueden estar interfiriendo.

4. Iniciar los movimientos de penetración de manera lenta, manteniendo el ritmo y la profundidad necesaria para que el hombre no pierda la erección. Es recomendable que la pareja converse y acuerde esto con anticipación, de manera que la mujer no perciba ningún tipo de apuro por parte de su compañero. Muchas veces la presión que su pareja o ella misma se hace por “llegar rápido” es precisamente lo que inhibe su respuesta orgásmica.

5. La mujer se concentrará en sus propias sensaciones, será “egoísta” en un sentido positivo, y no estará pendiente del placer de su compañero. Durante unos minutos se centrará en las sensaciones que genera el contacto entre el pene y la vagina. Respirará profundamente.

6. A continuación comenzará a estimular ella misma su clítoris, tal como lo hace cuando se proporciona placer a si misma durante la masturbación. Lo hará de manera tranquila y confiada, evitando sentimientos de culpa o vergüenza, y su compañero puede alentar que su excitación aumente por medio de caricias, besos, susurros y palabras apasionadas y amorosas.

7. Si la mujer lo necesita, puede concentrarse en su fantasía sexual favorita para incrementar su concentración y excitación, de manera que se deje llevar por las sensaciones sexuales y la pasión.

8. Finalmente, cuando la excitación haya subido lo suficiente y el orgasmo esté a punto de suceder, la mujer dejará de estimular su clítoris, y moverá su pelvis activamente, de manera rápida y con fuerza, hasta lograr el orgasmo con los movimientos del coito.

Recomendaciones finales importantes

Es necesario saber que durante las primeras veces que se practique esta técnica el orgasmo se pudiera inhibir, en el momento de interrumpir la estimulación del clítoris. Esto es completamente natural, ya que recién se está comenzando a crear el “puente” (asociación) entre la estimulación del clítoris y el coito.

No debes desanimarte por ello. Continúa con tu práctica, sin presiones, experimentando con perseverancia y despreocupación, y muy especialmente, generando una nueva sensibilidad en tu vagina, impulsada por esta conexión inicial con el clítoris.

Recuerda que la sexualidad es disfrute, gozo y libertad, y estas tareas son parte de un agradable juego que te conducirá hacia niveles más altos de placer. ¡La próxima vez podrías tener un inesperado y vibrante orgasmo!

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.