Sólo el 10% de los agresores de violencia de género sufre algún tipo de trastorno mental, según la VIU

Valencia Noticias | Redacción.- Un trabajo de investigación realizado por la Universidad Internacional de Valencia (VIU), señala que solo el 10% de los agresores de pareja sufre algún tipo de trastorno mental, aunque la mayoría presenta unas características psicológicas peculiares en las que es necesario profundizar mediante programas de prevención temprana como la adolescencia con el fin de erradicar esta lacra.

Por este motivo defiende la “urgente” necesidad de implantar desde edades tempranas programas de prevención transversales que esté participado por tres pilares: Educación, Sanidad y Familia, ya que los programas de prevención de la violencia en la adolescencia son “escasos y rara vez han tenido en cuenta aspectos metodológicos rigurosos”.

Es necesario que los profesionales de la Educación y Sanidad estén en contacto con los adolescentes.
image-255056

Es necesario que los profesionales de la Educación y Sanidad estén en contacto con los adolescentes.

Esta es una de las conclusiones del informe sobre ‘La importancia de la prevención en la violencia de pareja’ realizado por la doctora María Jesús Hernández Jiménez, Profesora de Psicología y Coordinadora del Máster de Terapias de Tercera Generación en la VIU, con el objetivo de ofrecer desde un punto de vista científico una amplia visión sobre los factores que envuelven el fenómeno violento en edades tempranas.

Actualmente, señala, asistimos a un “rejuvenecimiento de la violencia de género” ya que en los últimos años se ha producido un incremento del maltrato en las relaciones interpersonales de noviazgo en la adolescencia con “graves consecuencias de tipo físico y emocional”.

De esta manera, Hernández sostiene que la violencia en la adolescencia o en la juventud es tan grave o más que la que se presenta en la vida adulta y, con frecuencia, es en el noviazgo cuando va forjándose los primeros síntomas de esta lacra.

Esta realidad contrasta con los trabajos de investigación realizados en estas edades ya que solo se encaminan al tratamiento con víctimas detectadas en hospitales o centros de asistencia y los programas que han sido sometidos a una evaluación rigurosa son “mínimos”.

De esta manera, el trabajo recoge que solo en 2013 se registraron unos 500 casos de mujeres menores de 18 años que fueron víctimas de violencia de género (Instituto Nacional de Estadística), teniendo en cuenta que esta cifra responde solo a las víctimas con orden de protección o medidas cautelares. Así, más de 850 mujeres entre 18 y 19 años denunciaron una situación de violencia de género y 3.186 tenía edades comprendidas entre los 20-24.

La investigación, clave para erradicar la violencia de género

Es necesario que los profesionales de la Educación y Sanidad que estén en contacto con los adolescentes profundicen en la investigación para poder desarrollar protocolos de intervención adecuados. Para ello, recomienda una investigación ajustada a las diferentes fases de la adolescencia, una estrategia que pasa por la introducción de los temas de igualdad dentro del currículo de la Educación Secundaria de una forma transversal.

La autora defiende que mediante la investigación y los programas de intervención “es posible cambiar las actitudes del alumnado adolescente acerca de los mitos y falsas creencias que están en la base de la violencia de pareja, así como conocimientos para detectarla, al tiempo que se puede lograr modificar las estructuras cognitivas que la sustentan”

Así, sostiene que los adolescentes que participan en programas de desarrollo positivo consiguen mayor compromiso social, mayores logros educativos y ocupacionales, tienen menos probabilidades de participar en actos delictivos y adquieren más autoestima y autocontrol y más capacidad para resolver conflictos.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.