Banner-980x90-valors

Sentencia firme: OCU no dañó el honor de Maeva por decir que su aceite era lampante

El pasado 29 de marzo un auto del Tribunal Supremo inadmitía a trámite el recurso de Aceites MAEVA a la sentencia de la Audiencia provincial de Granada que desestimaba la demanda por daño al honor interpuesta por este fabricante por el contenido de un análisis comparativo sobre aceites de oliva virgen publicado por la revista OCU COMPRA MAESTRA en noviembre de 2012

En este artículo OCU realizó un análisis comparativo de diferentes marcas de aceite de oliva. Para la elaboración de este estudio, OCU analizó varias muestras de aceites de distintas marcas en laboratorios acreditados. Los resultados del estudio señalaban que las muestras analizadas por OCU no eran Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) como se indicaba en su etiquetado sino que su calidad era de aceite lampante, que tiene prohibida su comercialización, aunque no representa riesgo para la salud.

Aceites MAEVA interpuso una demanda sobre Derecho al Honor ante los tribunales. Dicha demanda fue desestimada por el Juzgado de Primera Instancia Nº1 de Santa Fé (Granada) y por la Audiencia Provincial de Granada al entender que la información facilita por OCU sobre las características del aceite era veraz, se habían tomado todas las medidas de análisis y contraste para garantizar la veracidad de sus afirmaciones y la información era de interés para los consumidores.

A pesar de la contundencia del fallo Aceites MAEVA recurrió ante el Tribunal Supremo que ha inadmitido el recurso dando carácter firme a la sentencia de la Audiencia Provincial  que señala que  “No pueden admitirse, pues, los argumentos de la apelante, pues la información facilitada por la revista de OCU, está basada en análisis efectuados por laboratorios reconocidos oficialmente, con muestra de forma escrupulosa, y que persigue una finalidad (esa información) de evidente servicio público para poner en conocimiento de los consumidores las condiciones y la calidad de los aceites existentes en el mercado. No se ha producido, pues, la ilegitima intromisión en el derecho al honor de la actora apelante”. El Tribunal Supremo condena además a la empresa a pagar las costas del recurso.

Aunque ha habido que esperar casi cinco años para que la sentencia sea firme, OCU se felicita por el fallo de los tribunales que reconoce el derecho de los consumidores a recibir información veraz sobre la verdadera naturaleza y características de bienes y servicios que consume. En la sentencia se refrenda la actuación de la Organización en la elaboración de análisis comparativos rigurosos e independientes que sostienen sus afirmaciones públicas, protegiendo el derecho de información de los consumidores y los intereses que les son propios. Afirmaciones que como ahora reconocen los tribunales no dañan el honor de la empresa y sí garantizan el derecho de los consumidores a la información.

OCU lamenta que mientras que los jueces dan la razón a OCU en su denuncia contra diferentes fraudes y engaños a los consumidores, las autoridades hacen caso omiso de las mismas. Han transcurrido muchos años desde la publicación de la denuncia sin que se haya tenido conocimiento público sobre la imposición de sanciones por este hecho. Un comportamiento por parte de la administración que lejos de perseguir el fraude a los consumidores lo alienta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.