Se duplican los casos de yihadismo y corrupción se duplican en 2014

descargaAGENCIAS Las investigaciones por terrorismo yihadista fueron el doble en 2014 que en 2013, al igual que sucedió con los casos de corrupción, según la Memoria de la Fiscalía General del Estado difundida este martes que destaca también que los procedimientos penales por delitos abiertos en 2014 descendieron un 6% respecto al año anterior.

Estas cifras figuran en la Memoria 2014 que la fiscal general de Estado, Consuelo Madrigal, ha presentado este martes por la mañana con motivo de la apertura del año judicial en el Tribunal Supremo en un acto presidido por el Rey.

La Memoria de la Fiscalía de 2014 dedica un amplio apartado al terrorismo y se centra en su vertiente yihadista, que ha pasado a protagonizar sus investigaciones dejando en un segundo plano al de ETA, una banda que ha iniciado “un irreversible proceso de extinción”.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional abrió el año pasado 106 investigaciones por terrorismo yihadista, el doble que las registradas en 2013, por lo que reclama más efectivos especializados ante “la alta amenaza de acción terrorista” en España por parte de individuos autónomos que se inspiran en el Daesh.

Además, el yihadismo pasó a protagonizar el 16% del total de las investigaciones abiertas por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Más detenidos por yihadismo

En 2014 se detuvo a 36 personas en España relacionadas con este tipo de terrorismo (a los que se suman otros 13 arrestados en el extranjero en operaciones conjuntas), una tendencia que va en aumento ya que solo en los tres primeros meses de 2015 se ha detenido a 38.

En las cárceles españolas también han aumentado los reclusos vinculados con yihadismo y a los 17 que están cumpliendo condenas (11 de ellos por los atentados del 11-M en Madrid), se añaden otros 62 presos preventivos (28 por integrarse en Al Qaeda y 34 en el Daesh).

Más de un centenar de personas salieron de España para combatir con el Daesh en las zonas de conflicto, de los que 20 fallecieron (sobre todo en atentados suicidas) y otros 20 han regresado (7 de ellos están en prisión provisional).

Terrorismo yihadista, la “amenaza más grave”

La memoria destaca que esta “trascendental función” de investigar el terrorismo del Daesh (acrónimo de Estado Islámico) y Al Qaeda “en la actualidad descansa en un reducido e insuficiente número de fiscales y de jueces de la Audiencia Nacional”. Es por ello, que, según la Fiscalía, esta amenaza “requiere con urgencia potenciar las capacidades del sistema judicial, en particular más fiscales especializados”.

Recoge también una valoración del riesgo yihadista y afirma, a modo de conclusión, que actualmente existe una “alta amenaza de acción terrorista procedente de terroristas autónomos inspirados en el Daesh en España, a través de modus operandi poco sofisticados pero que dificultan su detección y neutralización”.

En concreto, destaca el incremento detectado de individuos “auto radicalizados” simpatizantes del Daesh “que pretenden emular los recientes atentados llevados a cabo en Túnez, Francia y otros países occidentales”.

La Fiscalía también señala que aunque DAESH y Al Qaeda siguen “diferentes estrategias”, lo cierto es que tienen en común “la identidad de objetivos y el uso de un colosal aparato propagandístico para su consecución”, por lo que “no es descartable que a medio o largo plazo aúnen esfuerzos frente a lo que ellos consideran el enemigo común”.

Uno de los aspectos que más preocupa es la participación de mujeres y menores en la yihad, que se comenzó a investigar durante el año 2014 después de detectar que se pretendían trasladar a Siria o Irak reclutados por estas redes.

Terrorismo de ETA

En cuanto a la situación de ETA, la Memoria señala que el cese de la actividad armada de la banda terrorista es “firme” y no hay ningún indicador de que vaya a volver a atentar, pero tampoco se espera “una pronta disolución de la banda terrorista”, ya que la organización pretende “perpetuarse como un agente político más” en el “proceso de liberación” del País Vasco. La Fiscalía reconoce que este tipo de terrorismo ha perdido mucho protagonismo frente al yihadista.

Según la memoria, ETA pretende “perpetuarse como un agente político más que participe en el ‘proceso de liberación’ para que éste se desarrolle según sus intereses” y, por ello, “el cese de la actividad armada no ha supuesto un cambio en el objetivo estratégico que persigue tanto la banda terrorista como la izquierda abertzale, que continúa siendo el mismo: la independencia y el socialismo”.

La banda, destaca, “no ha mostrado arrepentimiento ni intención de pedir perdón a las víctimas por las acciones terroristas cometidas” y “no ha hecho autocrítica ni ha reconocido el dolor causado”.

ETA mantiene sus estructuras clandestinas en Francia, apunta, aunque el cese definitivo de su actividad armada ha supuesto una remodelación organizativa, que podría haberse traducido, tal y como anunció la banda en julio de 2014, en el desmantelamiento de su entramado logístico-militar.

La memoria recuerda que ese año ETA “intentó escenificar un acto simbólico de entrega de armas y sellado de zulos” con un grupo de personalidades internacionales que actuaban como testigos, un “singular episodio” que “refleja claramente la inoperancia y la inutilidad de los llamados verificadores o mediadores internacionales”.

También Anticorrupción duplicó sus investigaciones

La Fiscalía Anticorrupción abrió en 2014 un total de 37 diligencias de investigación, casi el doble de las 19 incoadas el año anterior, según la memoria de la Fiscalía General del Estado, que subraya la escasez de medios con los que trabaja una unidad cada vez más cargada de trabajo.

De acuerdo con esa memoria, Anticorrupción también dobló el número de denuncias o querellas interpuestas como consecuencia de esas investigaciones, que pasaron de 10 a 20, de modo que intervino en un total de 340 causas por 312 del año anterior.

Todo ello a pesar de la “escasez” de medios personales que denuncia la Fiscalía, que padece un progresivo aumento del trabajo y cuya plantilla, sin embargo, no ha experimentado alteraciones desde su creación.

Buena parte de los delitos investigados -un total de 144- son contra la administración pública, apartado en el que se incluyen los de prevaricación, tráfico de influencias o cohecho, entre otros.

Anticorrupción también investigó 105 delitos contra la Hacienda Pública, 93 de blanqueo de capitales, 39 de asociación ilícita y organización criminal, 86 casos de defraudación, insolvencia punible o delitos contra el mercado o los consumidores y dos casos de corrupción en el deporte.

Entre los procedimientos abiertos, destacaron los casos Gürtel, ERE, Bankia, Malaya, Pretoria o Forum y Afinsa, el del Palau de la Música, la investigación sobre la SGAE o los casos de NovaCaixaGalicia, la CAM y de CCM.

Se dispara la ciberdelincuencia

Especialmente significativo es el panorama de la ciberdelincuencia, que se disparó un 71% en 2014 y más del 210% en los últimos cuatro años con las estafas como las infracciones con más peso en este ámbito, por lo que el Ministerio Fiscal pide proveer de las herramientas necesarias para esclarecer esta nueva amenaza.

Según la Memoria de la Fiscalía, la mayor parte de procedimientos abiertos respondieron a estafas, 17.328 de los 20.534 del total, es decir, el 84%.

En total, desde que se comenzaran a contabilizar los delitos informáticos en el año 2011, se ha producido un aumento del 210 %, al pasar de 6.532 infracciones detectadas en 2011 a las 20.534 que se registraron durante el pasado ejercicio.

Debido a este aumento significativo, la Fiscalía refleja la necesidad de proveer a los investigadores y a los operadores jurídicos de las herramientas necesarias para esclarecer los delitos que se perpetran mediante las nuevas tecnologías.

En este sentido, recuerda que ya está en marcha la elaboración de un proyecto de ley para la reforma de aspectos parciales de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el que se abordan muchos puntos relacionados con la investigación tecnológica.

Además de las estafas, los delitos contra la libertad e identidad sexual de menores fueron los más destacados en términos porcentuales durante el pasado año, cuando se contabilizaron un total de 641 hechos delictivos, lo que supone un ascenso de once puntos con respecto al mismo tipo de delitos cometidos en 2013.

Destacan además los delitos de acoso a menores de trece años a través del uso de nuevas tecnologías de información y comunicación, que se redujeron un 13% con respecto a las 60 infracciones registradas en 2013.

Donde apenas hay cambios es en los delitos contra la seguridad vial, si bien las condenas aumentaron un 11,5%, con un mayor porcentaje de sentencias por conducir bajo la influencia del alcohol o drogas.


Leave a Reply

Your email address will not be published.