Sanidad introduce la prevención frente al suicidio

alonso2El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha presentado la nuevaEstrategia Nacional de Salud Mental, que introduce la lucha contra el suicidio como una de las principales líneas estratégicas, con el objetivo de disminuir esta conducta con esfuerzos en prevención y detección precoz.

Así lo ha anunciado el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, en la inauguración de una jornada en la que se analizan los retos a los que se enfrenta esta estrategia en la víspera del Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemora este viernes 9 de octubre.

La nueva estrategia, cuya primera versión fue aprobada en 2006 y actualizada en 2009, incluye otras líneas de actuación que suponen una novedad, como la atención e intervención con las familias, la mejora de los sistemas de información, la autonomía y los derechos del paciente o la participación de los agentes e instituciones.

Para el desarrollo de la nueva estrategia, que tendrá que aprobarse en Pleno del Consejo Interterritorial de Salud y estará vigente hasta 2019, ha contado formados por profesionales, sociedades científicas y asociaciones de pacientes.

Alonso ha recordado en su discurso que en el año 2020, de las 10 enfermedades que mayor discapacidad producirán, cinco serán trastornos mentales, figurando la depresión como la segunda más importante. Asimismo, ha destacado que hay que prestar especial atención a los menores, pues el aproximadamente el 20 por ciento de los niños y adolescentes llegan a presentar algún tipo de trastorno psiquiátrico.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, España tiene unos indicadores de muertes por 100.000 habitantes de suicidios y autolesiones inferior a la media de países europeos: 2,6 en mujeres (4,8 en la región europea) y 9,1 en hombres (frente a 21,3). Sin embargo la tendencia, que era descendente, se invirtió a partir de 2011, “por lo que es la lucha contra la conducta suicida es una prioridad para el Sistema Nacional de Salud”, advierten desde Sanidad.

Baja tasa de suicidios en España

No obstante, España presenta una baja tasa de mortalidad por suicidio y autolesiones en comparación con el resto de países europeos: 2,6 en mujeres (4,8 en Europa) y 9,1 en hombres frente al 21,3.

El por qué en muchas ocasiones del suicidio hay que buscarlo en cuestiones sociales, crisis económica, pero también en el aumento de la prevalencia de determinados trastornos mentales, algunos de los cuales conllevan un aumento de las tentativas suicidas.

Entre esos transtornos están los adaptativos y los ansioso depresivos, pero también, según Mur, entre las causas están el que se diagnostiquen más los transtornos de la personalidad o a casos mal diagnosticados o infratratados del trastorno de déficit de atención por hiperactividad, que evoluciona de la infancia a la adolescencia hacia la edad adulta.

Los grupos de riesgo que se identifican en la estrategia son adolescentes, personas en edad geriátrica y todas aquellas personas con enfermedad mental o con abuso o dependencia de sustancias.

Detección precoz del riesgo suicida

Sobre esas personas que pueden necesitar una detección precoz del riesgo suicida se intenta sentar unas buenas prácticas de actuación y para ello Sanidad plantea una mayor formación de los profesionales de atención primaria y de enfermería.

Entre esas buenas prácticas contempladas en la estrategia, y que Sanidad trasladará a las comunidades en un pleno del Consejo Interterritorial, está el que los profesionales cuenten con un entrevista tipo para detectar y manejar el riesgo suicidio.

Se plantea también que en los servicios de urgencias de los hospitales se realicen test de cribado para valorar ese riesgo porque allí el suicidio tiene un puesto destacado.

Las tentativas de suicidio ocupan entre un 35 y un 38% del conjunto de las urgencias psiquiátricas.

Se prevé además que la persona que se haya intentado suicidar y no requiera hospitalización tenga cita en el centro de salud mental en un plazo máximo de una semana y que luego se le haga un seguimiento al menos mensual de forma presencial, telefónica o telemática por un profesional, que podría pertenecer a la Enfermería.


Leave a Reply

Your email address will not be published.