Reumatología de la Marina Baixa destaca el efecto negativo que pueden producir las estatinas sobre los músculos

151102_Marina_Baixa_Jornada_Miopatias
image-252071
La sección de Reumatología del Departamento de Salud de la Marina Baixa ha destacado la influencia negativa que pueden producir las estatinas, los fármacos más utilizados para tratar el colesterol alto, sobre los músculos.

Como explica el doctor Estaban Salas, reumatólogo del Departamento de Salud, “los efectos secundarios de las estatinas pueden manifestarse como una simple alteración en los análisis o con un cuadro más sintomático de debilidad y dolor muscular, es decir, provocar una miositis, que es una inflamación del tejido muscular”.

Debido a su gran trascendencia clínica, las ‘Miopatías por estatinas’ ha sido el tema central de la III Jornada de Actualización en Miopatías, organizada por la sección de Reumatología del Departamento de Salud y que ha contado con la intervención principal del doctor Vilchez, jefe del servicio de Neurología del Hospital La Fe de Valencia.

Tras diversos estudios epidemiológicos y, en términos genéricos, el porcentaje de pacientes medicados con estatinas que padecen algún tipo de miopatía varía entre un 3 y un 5 por ciento y, en algunos casos, llegan hasta el 30 por ciento. Es decir, uno de cada diez pacientes que toman estatinas puede presentar algún síntoma de intolerancia.

“El paciente debe conocer los síntomas y saber que esto puede pasar, pero es importante transmitir a la población que en más del 90 por ciento de los casos de intolerancia, esto se resuelve ajuntando la dosis o cambiando el tratamiento. Solamente en un porcentaje muy minoritario de casos, el daño muscular sigue una vez retiradas las estatinas, condicionado probablemente por otros factores o circunstancias que son objeto de investigación y estudio”, indica el doctor Vilchez.

Existe una predisposición o una serie de factores individuales que pueden influir a la hora de presentar una mayor sensibilidad a estos síntomas, así como también influye la toma de otros medicamentos, por lo que es importante que el paciente advierta a su médico de que está tomando otra medicación.

En cualquier caso, los expertos aseguran que “no hay que tener miedo a las estatinas, puesto que es una medicación que ha aportado mucho a la salud, mucha prevención y que, como todo, puede tener inconvenientes, pero que afortunadamente, en la mayoría de los casos, se puede solventar”.

Las Miopatías son un grupo muy extenso de enfermedades cuya característica fundamental es la pérdida de fuerza o debilidad muscular, a veces, generalizada y, otras, más limitada a ciertas áreas corporales. En la mayoría de los casos, son de curso crónico y progresivamente invalidantes.

El doctor Esteban Salas, indica que “aunque muchas de ellas, las de carácter congénito, aparecen en la infancia, otras se manifiestan en la edad adulta, por lo que deben ser estudiadas por médicos especializados en el sistema nervioso como son los neurólogos; en el aparato locomotor, los reumatólogos; o en enfermedades complejas, los internistas”.

“En cuanto a las causas, las Miopatías pueden deberse a enfermedades endocrinas, intoxicaciones, infecciones, trastornos de la inmunidad, enfermedades cancerosas, defectos genéticos o degeneración neurológica, entre otros”, concluye el doctor Salas.


Leave a Reply

Your email address will not be published.