Respuesta urgente al brote de cólera en Iraq

UNICEF apoya las medidas para proteger a los niños y las comunidades contra la enfermedad

UNICEF forma parte de la respuesta y las medidas urgentes que se han puesto en marcha en Iraq para proteger a las comunidades y familias de un brote de cólera. Éste ha afectado ya a más de 2.200 personas –el 20% de ellas niños- en 15 de las 18 provincias del país.

Mientras aumenta la preocupación por que la enfermedad se extienda debido a las recientes lluvias torrenciales y a la inseguridad, UNICEF –junto a la Organización Mundial de la Salud- apoya la respuesta dirigida por el Ministerio de Sanidad iraquí; UNICEF está distribuyendo y garantizando suministros de agua, proporcionando tratamiento para quienes muestran síntomas de cólera, y llevando a cabo una campaña de comunicación nacional para ayudar a la gente a protegerse de la enfermedad.

“Desafortunadamente hay un alto riesgo de que el cólera alcance otras zonas de Iraq y afecte especialmente a niños y mujeres desplazados y marginados, y a sus familias”, dijo Peter Hawkins, representante de UNICEF en Iraq. “Así que tenemos que actuar rápidamente”.

Las fuertes lluvias de finales de octubre inundaron varias áreas del país consideradas como vulnerables a una expansión del cólera; por ejemplo, las graves inundaciones cerca de Bagdad causaron que los sistemas de alcantarillado se desbordaran, lo cual afectó a 65.000 residentes de campos para personas desplazadas a causa de la violencia en Iraq.

Desde que se confirmó el brote de cólera, a mediados de septiembre, UNICEF ha apoyado la distribución de agua embotellada para 37.000 personas, y el transporte de unos 100.000 litros de agua al día en camiones para 5.000 personas. Se han instalado tanques de agua para 15.500 personas, y 44.250 familias han recibido kits de agua e higiene. Además se han distribuido 1,3 millones de pastillas para tratar el agua de uso doméstico y 1.000 de uso comunitario para los tanques de almacenamiento de agua, con el objetivo de garantizar que los suministros de agua de los hogares son desinfectados correctamente.

“Una parte importante de nuestros esfuerzos tiene como objetivo ayudar a las comunidades a protegerse a sí mismas contra el cólera”, dijo Hawkins. “Pueden hacerlo con medidas sencillas, como por ejemplo utilizar agua solo de fuentes protegidas, tratar el agua que se almacena en casa, o acudir al médico en cuanto cualquier miembro de la familia tenga diarrea u otros síntomas”.

UNICEF ha proporcionado a las autoridades sanitarias 820.000 sobres de sales de rehidratación oral para tratar a los pacientes con deshidratación. Para garantizar que la población comprende la magnitud de la amenaza que supone el cólera, los hogares están recibiendo materiales informativos sobre la enfermedad, en las escuelas se están dando mensajes de prevención y concienciación, se está dando información en visitas a casas y también a través de SMS, redes sociales, medios de comunicación y carteles publicitarios en zonas de alto riesgo.

El comienzo del curso escolar se ha retrasado durante un mes en muchas partes del país debido a la seriedad del brote de cólera.

Las operaciones humanitarias en Iraq siguen sufriendo un serio déficit de financiación. UNICEF necesita urgentemente 12,7 millones de dólares (11,6 millones de euros) para llevar a cabo la respuesta al brote de cólera.


Leave a Reply

Your email address will not be published.