Rajoy se muestra prudente sobre una investidura que podría celebrar su segunda votación el sábado 29

AGENCIAS El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha mostrado extremadamente prudente sobre su posible investidura con la abstención del PSOE: “Lo mejor que puedo hacer es estar callado”.

“No debo hablar”, ha dicho Rajoy en una conversación informal con periodistas durante la recepción que los reyes han ofrecido en el Palacio Real con motivo de la celebración del día de la Fiesta Nacional.

Ha admitido, en ese corrillo con la prensa, que la interlocución con el PSOE es ahora “más fácil” que cuando Sánchez era secretario general.

Además, poco antes de empezar la recepción, ha habido momentos para que el presidente pudiera conversar con los presidentes autonómicos socialistas, puesto que todas las autoridades han coincidido en la misma sala durante una media hora. Allí estaban la andaluza Susana Díaz, el castellanomanchego Emiliano García-Page, el extremeño Guillermo Fernández Vara, el aragonés Javier Lambán y la balear Francina Armengol.

Rajoy, que en su conversación se ha mostrado moderadamente optimista, ha dado por hecho que habrá debate de investidura, aunque ha comentado a la prensa que todavía no ha empezado a esbozar su discurso y que aún deberá esperar.

Aunque no ha querido aventurar las fechas exactas en que se celebrará el debate, previsiblemente la última semana de octubre, sí ha confirmado que no podrá asistir a la XXV Cumbre Iberoamericana de Cartagena de Indias (Colombia) el 28 y 29 de octubre.

El Congreso negocia que el debate empiece el miércoles 26

Precisamente el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado que los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados están negociando que el próximo debate de investidura en el que Mariano Rajoy tratará de ser reelegido comience el miércoles 26 por la mañana para que la segunda votación, en la que saldría proclamado si consigue los apoyos necesarios, se produzca el sábado 29 de octubre.

Así lo ha asegurado en una conversación informal con periodistas durante la recepción que los reyes de España han ofrecido en el Palacio Real.

Antes de esa posible investidura, hay dos fechas claves. La primera, el Comité Federal del PSOE, previsiblemente el fin de semana del 22-23 de octubre, en el que los socialistas deben decidir si apuestan por la abstención a Rajoy o se mantienen en el ‘no’ fijado en el anterior cónclave y defendido por el exlíder Pedro Sánchez; y la segunda, la ronda de contactos del rey con los diferentes grupos políticos, fijada para los días 24 y 25.

Primera votación, el jueves 27; y la segunda, 48 horas después

Rivera ha explicado que los grupos parlamentarios presentes en la Cámara Baja están conversando para tratar de fijar el inicio del debate de investidura para el miércoles, de manera que la primera votación se produjera al día siguiente, jueves 27.

En esa primera votación, en la que la Constitución española obliga a disponer de mayoría absoluta, Mariano Rajoy sería rechazado y se convocaría una segunda votación para 48 horas después, de acuerdo con el artículo 99 de la Constitución. La segunda votación, en la que a Rajoy le bastaría con ganar la votación con mayoría simple, tendría lugar el sábado 29 de octubre.

Para salir investido presidente, el líder del PP necesitaría que al menos 11 diputados del PSOE se abstuvieran o faltaran a la votación.

En este sentido, Albert Rivera ha señalado a los periodistas que está convencido de que Rajoy será reelegido como presidente del Gobierno en ese debate de investidura “salvo rebelión de última hora” en las filas del PSOE.

Rajoy y Fernández hablan durante la recepción en el Palacio Real

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, han aprovechado este miércoles la recepción oficial en el Palacio Real para hablar en persona por primera vez e intercambiar impresiones sobre una posible investidura.

Rajoy y Fernández han mantenido un corrillo a la vista de los numerosos invitados que han asistido al acto, según ha relatado posteriormente a los medios de comunicación el presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla.

Hasta ahora, Rajoy y Fernández habían mantenido varias conversaciones telefónicas desde el cese de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE el pasado 1 de octubre pero no se habían visto en persona.

Tengo la sensación de que me entienden más fuera que dentro

Según recoge Efe, el presidente del Principado de Asturias ha reconocido, en una conversación informal con los periodistas, estar preocupado porque en el PSOE haya calado la idea de que hay que someter a los militantes la decisión de abstenerse para facilitar la investidura a Rajoy y evitar terceras elecciones. “Tengo la sensación de que me entienden más fuera que dentro“, ha llegado a decir.

Ninguno de los presidentes autonómicos socialistas presentes en la recepción ha dado por hecha la astención del PSOE ante una hipotética investidura de Mariano Rajoy, pero han expresado su convencimiento de que no habrá unas terceras elecciones.

Comité Federal del PSOE

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha expresado su confianza en que no habrá terceras elecciones, pero al mismo tiempo ha reconocido que el PSOE ha pasado por una operación de trasplante y “todavía sigue en la camilla con riesgo de hemorragia”.

Convencido de que el Comité Federal del PSOE aprobará por “mayoría holgada” una fórmula que evite terceras elecciones, García-Page ha asegurado que su partido ya está hablando con el PNV para favorecer esa salida.

El presidente castellanomanchego ha apuntado como alternativas que el Comité Federal apruebe la abstención o la ausencia de once diputados socialistas en el pleno de investidura de Mariano Rajoy o bien de un número menor si los parlamentarios del PNV deciden votar a favor.

En línea con García-Page, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, ha admitido que el partido está atravesando un momento delicado y que costará recomponerlo, pero como sus compañeros ha confiado en que se evitarán las terceras elecciones, sin explicitar que el PSOE se vaya a abstener.

Por su parte, la andaluza Susana Díaz se ha limitado a elogiar el papel de Javier Fernández al frente de la gestora y ha pedido “tranquilidad”, convencida también de que su partido aprobará una posición común en el Comité Federal con una “mayoría sólida”.

Por el contrario, la presidenta de Baleares, Francina Armengol, ha trasladado al presidente de la gestora su posición contraria a la abstención y le ha pedido que consulte esa decisión a los militantes del partido.


Leave a Reply

Your email address will not be published.