Rajoy: “No voy a buscar apoyos de los que quieren romper la unidad de España”

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP, Mariano Rajoy, ha declinado la propuesta del rey de someterse “de momento” al debate de investidura para que no empiecen a correr los plazos pero mantiene su candidatura y dará “margen al diálogo” para buscar un pacto entre PP, PSOE y Ciudadanos, según ha anunciado tras reunirse con Felipe VI, solo un día después de que asegurase sentirse con fuerzas para presentarse a la investidura.

Rajoy ha explicado que mantiene su candidatura a la presidencia del Gobierno pero que ha decidido declinar la oferta del rey porque todavía no tiene “los apoyos” para someterse a la investidura, antes de recordar que esta misma mañana se ha conocido una propuesta de acuerdo, la que ha hecho el líder de Podemos para formar Gobierno con PSOE e IU, una propuesta que contaría “con muchos más votos a favor” que la que él plantea, ha reconocido.

El presidente del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, ha criticado este sábado un posible pacto de gobierno entre PSOE, Podemos y otras formaciones de izquierdas y ha advertido de que “pueden sumar, pero harán mucho daño, y no podrán gobernar” porque el PP tiene “la mayoría en el Senado”.

Asimismo ha defendido que la mejor alternativa para España es una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos y ha asegurado que los que dicen que van a cambiar la Constitución “engañan”, pues no pueden hacerlo al carecer de los votos necesarios.

El presidente ha comparecido en un acto del PP en Córdoba tras una jornada clave en el panorama político, que concluyó con el rechazo de Rajoy a someterse “de momento” al debate de investidura por no contar con los apoyos necesarios para salir elegido presidente.

El anuncio se produjo después de que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, anunciase en público su disposición a formar parte, como vicepresidente, de un Gobierno del cambio integrado por su partido, el PSOE e IU y presidido por Pedro Sánchez.

El dilema de Pedro Sánchez

El anuncio pilló por sorpresa al propio Sánchez, que tendió la mano a la negociación pero escudándose en que primero había que esperar a la votación de investidura de Rajoy. Tras la renuncia de este, la maniobra de Sánchez se precipita.

El líder del PSOE se encuentra en una encrucijada entre las exigencias de los partidos con los que busca pactar, sobre todo en lo referente a la independencia de Cataluña, y la presión de varios de los barones del PSOE, que prefieren el gran pacto de Estado que propone el PP.

Rajoy, que defiende su propuesta como la más “lógica, sentata y razonable”, ha advertido de que “para ser presidente de España no basta con humillarse e hipotecarse”. “Necesitamos un presidente con dignidad”, ha dicho al tiempo que ha opinado que un pacto con la formación morada humilla e hipoteca al PSOE.

“Yo ni busqué, ni busco, ni buscaré apoyos entre los que amenazan la unidad de España, (…) ni los que sirven frivolidades económicas propias de radicales y extremistas”, ha explicado Rajoy en referencia a su rechazo a pactar con los nacionalistas y con Podemos. Asimismo ha criticado que Sánchez se haya negado a hablar con el PP mientras sí lo ha hecho con el resto de formaciones con representación parlamentaria.

3455112

Rajoy: “No voy a buscar apoyos de los que quieren romper la unidad de España”

Perder la investidura sería “un fraude”

El líder popular ha justificado ante los suyos su decisión de declinar la propuesta del Felipe VI para someterse al debate de investidura. Ha explicado, aplaudido y ovacionado a lo largo del discurso, que sería “un fraude” y “una falta de respeto comparecer en la cámara para perder el debate”.

Rajoy ha argumentado que no podía acudir “máxime después de lo que pasó ayer”, cuando los candidatos de otras fuerzas políticas estaban “pactando y repartiéndose el próximo gobierno”.

El presidente en funciones ha explicado que si de lo que se trataba era de que perdiese la votación para que comenzase a contar el plazo establecido para formar Gobierno él no iba a prestarse a ello, porque no está dispuesto a utilizar así a los “siete millones de votantes” del PP.

Entre gritos de “presidente, presidente”, Rajoy ha afirmado que mantiene su candidatura para liderar el nuevo Ejecutivo, y ha insistido en que, igual que ocurría el 20D tras conocerse el resultado electoral, hay tres opciones: “la de la moderación y el consenso”, como denomina al pacto que él propone; “la del radicalismo, el independentismo y el gobierno hipotecado”, como ha descrito el pacto propuesto por Iglesias; y una tercera opción que es la celebración de nuevas elecciones generales.

De producirse esta última, ha reconocido Rajoy, sería porque “los políticos no estaríamos a la altura de las circunstancias”. Ante la incógnita de lo que pueda pasar, el popular ha querido concluir su discurso con una advertencia: “En la vida, y la política forma parte de la vida, no vale todo”, ha dicho.


Leave a Reply

Your email address will not be published.