¡Quemad los libros! Descripción de una obra de 1569 relativa a los sermones de Sant Vicent y la llegada del Anticristo

Portada Sermones de Sant Vicent. 1569.
image-355167

Portada Sermones de Sant Vicent. 1569.

Entre los libros de mi biblioteca se halla uno rarísimo y ciertamente curioso: Estos son los Sermones que predico y escrivio el Apostolico/ y Bienaventurado padre sant Vicente Ferrer/ natural de Valencia contra la venida del Antichristo/ y apercibimiento del Juizio final, con el siguiente colofón: Fueron impresos estos sermos (sic) del glorioso sant Vicente Ferrer en Valencia, en casa de Joan Navarro., Año de 1569.

Al comienzo de la obra, en la Epistola al Christiano Lector, de autor anónimo, se presenta toda una intención de escarmiento y advertencia sobre la corrupción y los pecados basados en las costumbres alejadas de la doctrina cristiana, avisando que se debía de estar preparado ante la inminente llegada del Anticristo (tema principal de estos sermones). Se relacionan pecados como que los trajes deshonestos dan ocasión a la murmuración, los apetitos sucios de la carne que es oficio de bestias, y a leer libros de falsas y sucias doctrinas que no solamente no se habían de leer, mas con mucha diligencia se havia de prohibir que nadie los leyesse, y los impresoss quemasen porque son corrupción de las buenas costumbres.

No he encontrado apenas referencias de este rarísimo librito citado por Justo Pastor Fuster que en su Bibliografía dice que esta obra se imprimió por vez primera en 1563 y 1567. Después cita la que nos ocupa de 1569, (así pues se trataría de la 3ª ed.) y otra de 1573, todas impresas por Joan Navarro.

En el Diccionario de las imprentas de Valencia, de Enrique Serrano Morales, consultado al impresor Joan Navarro, vemos que no cita ninguna de las anteriores ediciones. Nos llama la atención que fue precisamente en 1569 cuando Navarro dio a la luz la famosa obra de Timoneda El Sobremesa y Alivio de caminantes.

Así pues, la obra que nos ocupa no está registrada en ninguna biblioteca pública y, por lo tanto, no consta en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español. Sí hemos visto la obra ofertada en el A Catalogue of Spanish and Portuguese books, editado por Vicente Salvá, en Londres, entre 1826 y 1829, diciendo: Esta edición es mucho más antigua de lo que habla Ximeno en su Biblioteca.

¡Prohibido leer libros de falsas y sucias doctrinas! ¡Quemadlos!, decían.

Detalle de la quema de libros. Pintura sobre tabla obra de Berruguete, s. XV - copia
image-355168

Detalle de la quema de libros. Pintura sobre tabla obra de Berruguete, s. XV.


2 Responses to "¡Quemad los libros! Descripción de una obra de 1569 relativa a los sermones de Sant Vicent y la llegada del Anticristo"

  1. Julio Cob  20 de abril de 2016 at 00:34

    La Ilustración estaba por llegar, aún quedaba un buen trecho y el pecado de la carne estaba mal visto. No sólo se pretendía la “limpieza de sangre”, sino también la del cuerpo. Al hereje a la hoguera, también dispuesta para eliminar de la sociedad cualquier panfleto incitador a la lascivia, la vía más rápida para el descenso al infierno. El ascenso significaba ir al cielo y ganar las almas del pueblo, garantizaba la del inquisidor.

    Rafael Solaz, busca en su universo literario y siempre encuentra lo más insospechado. Y nos lo muestra; él dice lo rescata. Nuestra gratitud queda por ello.

    Responder
  2. Javier Luna  26 de abril de 2016 at 10:40

    Rafael Solaz nos obsequia en fechas oportunas oportunas como las presentes (“Feria del LIbro”), con un artículo curioso y cuya lectura debe contextualizarse de manera precisa en la época a la que se refiere. Hacerlo de otra manera dificulta el comprender el verdadero sentido del mismo y a realizar valoraciones que nos pueden inducir a error.
    Cuestión distinta es ya extrapolar a la época presente los motivos de acciones y/a actitudes , en muy diferentes ámbitos y a muy distintas escalas, que merecen crítica y en ocasiones reprobación. Pero ello es cuestión difícil y delicada, que escapa a nuestro nivel competencial y en la que ni queremos ni debemos entrar.
    ¡ Amemos los Libros !. Y, por añadidura, quizá lo que debamos prohibir sea únicamente aquello que vaya en contra de la dignidad y la felicidad humana. Sinceramente y de todo corazón.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.