Qué pasa si a un astronauta se le rompe el casco en el espacio

0013485265
image-243958
Muchos se lo han preguntado alguna vez, pero pocos conocen la respuesta. Entre la hipótesis de “El vengador del futuro”, la película de Arnold Schwarzenegger de 1990, y la explicación científica

 Cualquiera que alguna vez soñó con ser un astronauta o realizar algún viaje al espacio exterior habrá pensado, con miedo, qué pasaría si se le rompiera el casco y quedara con el rostro expuesto.
Muchas películas de ciencia ficción han abordado el tema. La más famosa ha sido Total Recall (El vengador del futuro en Iberoamérica), dirigida por Paul Verhoeven y protagonizada por Arnold Schwarzenegger en 1990.
El filme, situado en 2084, comienza con Douglas Quaid soñando que recorre Marte con un traje de astronauta. De pronto tropieza, se golpea contra una roca y rompe su casco. ¿Qué le ocurre? Se queda sin aire, su cabeza se pone roja y se hincha cada vez más, y los ojos se le salen de las órbitas. Entonces despierta.
Más tarde, algo parecido le ocurre al malo de la película, Vilos Cohaagen (Ronny Cox). Sólo que en su caso nada interrumpe el proceso y su cabeza termina estallando.
¿Qué dice la ciencia? Que la película es demasiado imaginativa. Por supuesto, quitarse el casco en el espacio supone la muerte. Pero es un poco menos espectacular.
El primer síntoma sería el vaciamiento instantáneo del aire que está en los pulmones. Es algo tan brutal que se desgarran los alveolos, lo que provoca un inmenso dolor. También se vacían automáticamente los intestinos, lo que hace defecar a la persona.
Por la diferencia de presión, la saliva entra en ebullición. Es decir que se convierte en gas y se evapora. El cuerpo se empieza a hinchar, la piel se estira y se pone muy tensa. Todo esto causa mucho sufrimiento físico, pero no llega a una explosión como la que le ocurre al rival de Schwarzenegger. La sangre y los ojos también entran en ebullición, pero no salen de sus órbitas.
Cuando llega a ese punto, en el que el todo el sistema circulatorio colapsa, el infarto es inevitable. Por otro lado, si estuviera en contacto con los rayos de sol, sin la protección de la atmósfera ni de su traje, su piel se quemaría en el acto.
¿Cuánto duraría este calvario? A los 15 segundos la sangre deja de llegar al cerebro y la persona pierde la conciencia. El máximo que podría resistir antes de morir, según ha verificado la NASA con chimpancés, es tres minutos y medio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.