Puigdemont pide el referéndum y Rajoy le advierte de que “sin ley no hay democracia”

Para todos los públicos
3577298
image-357922
reproducir video AGENCIAS El encuentro entre el presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, este miércoles ha evidenciado “profundas discrepancias” entre ambos, en palabras del presidente catalán que le ha pedido un referéndum sobre la independencia, posibilidad sobre la que Rajoy ha expresado su rechazo advirtiéndole de que “sin ley no hay democracia“.

Puigdemont ha entregado a Rajoy un documento con reclamaciones en la reunión que ambos han mantenido en el Palacio de la Moncloa, uno de ellos, el primero solicita que se deje a Cataluña celebrar un referéndum vinculante en Cataluña sobre la independencia y otro reclama un objetivo de déficit del 1,07% para las autonomías en 2016. 

Tras la reunión de más de dos horas, Puigdemont ha explicado en rueda de prensa en el Centro Cultural Blanquerna, que el documento que ha entregado consta de 46 puntos [ver documento en pdf], el doble de los que Artur Mas presentó en el encuentro que mantuvo con Rajoy en 2014.

En ningún de los puntos que ha planteado la Generalitat de Catauña ha habido acuerdo, según Puigdemont, que ha situado la opinión del presidente del Gobierno en funciones “en las antípodas” de lo que él ha formulado, aunque también ha reconocido que “no esperaba otra reacción”.

Además, el presidente catalán le ha trasladado a Rajoy el “compromiso” del Govern que preside con “la hoja de ruta” para “convertir a Cataluña en un Estado independiente” y le ha entregado una copia del discurso de investidura donde se recoge su voluntad de cumplirlo.

Dispuesto a “negociar una consulta acordada con el Estado”

En ese proceso hacia la independencia, según ha asegurado Puigdemont, el Govern está dispuesto a “hablar o negociar la celebración de una consulta acordada con el Estado para que los catalanes puedan expresar su opinión”.

Los puntos del documento se estructuran en cuatro bloques: la relación entre Cataluña y el resto de España; la garantía de los derechos sociales; los incumplimientos del Estado con Cataluña, invasión de competencias e interferencias en la acción de Gobierno, y la necesidad de evitar la judicialización de la política.

Puigdemont también ha anunciado que los vicepresidentes de ambos gobiernos se reunirán en los próximos días para estudiar el documento. Tras explicar que su propuesta de reunión de los videpresidentes ha sido aceptada por Rajoy, Puigdemont se ha mostrado confiado en que pueda haber algún acuerdo en varios de los asuntos en litigio para que “ni un gobierno en funciones ni una situación política pasen factura a los ciudadanos”.

“Nosotros tenemos interés en que haya un contacto estable”, ha dicho, antes de insistir en que espera que de ese encuentro entre Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras salga un calendario de trabajo que a corto plazo lleve a acuerdos y decisiones para resolver “los incumplimientos, las deudas pendientes y la asfixia financiera de la Generalitat”.

Queja por la “judicialización” de la política

En este sentido, espera que haya acuerdo para que el Gobierno no recurra ante el Tribunal Constitucional la ley catalana contra la pobreza energética.

El documento también recoge la queja por el recurso del Gobierno a la conselleria de Asuntos Exteriores de Raül Romeva y de la “judicialización” de la política, al considerar que la delegación del Gobierno en Cataluña “ha practicado la persecución de múltiples actuaciones contra los consistorios y municipios catalanes“.

En materia económica, además de considerar “desproporcionada e injusta” la distribución del déficit, pide un objetivo de déficit del 1,07% para Cataluña en 2016, también un mayor margen para la consolidación fiscal y más recursos financieros, así como la revisión del sistema de financiación autonómico y el establecimiento de un interés al 0 por ciento para el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

En materia de política fiscal y financiera,también lamenta la evolución del gasto público, que hace necesario que las autonomías dispongan de más recursos; tacha de discriminatorio el modelo de financiación para Cataluña; censura la limitación de medidas tributarias para incrementar ingresos recurriendo ante el TC la mayoría de impuestos aprobados por la Generalitat, y reprocha las dificultades de acceso al crédito.

Rajoy: “Sin ley no hay democracia”

Por su parte, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, le ha trasladado a Puigdemont que su obligación es “cumplir y hacer cumplir la ley” y que “sin ley no hay democracia” para rechazar un referéndum sobre la independencia.

“El señor Puigdemont dice que es preciso hacer una consulta y yo le he dicho que no estaba dispuesto a hacer una consulta en el que se privara al conjunto de los españoles a decidir sobre su país (…) En ese asunto él ha mantenido su posición y yo la mía”

Rajoy, que ha comparecido ante los medios tras el encuentro en rueda de prensa, ha asegurado que está “dispuesto al diálogo” pero ha subrayado que defenderán la “unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles”.

Sobre la petición para reducir el objetivo de déficit público Rajoy ha afirmado que “no se puede reducir solo por decisiones del Gobierno”, ya que “compete a todos” y que es necesaria la colaboración de las comunidades autónomas.

“Es el déficit del Gobierno, de todas las corporaciones locales, las comunidades autónomas y de la Seguridad Social”, ha apuntado el presidente del Ejecutivo en rueda de prensa tras reunirse con el presidente catalán.

La reunión entre el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, este miércoles en el Palacio de la Moncloa ha terminado pasadas las 19:15 horas.

Nada más comenzar el encuentro, Rajoy le ha regalado un ejemplar de El Quijote a Puigdemont, en concreto, es un facsímil de la primera edición de la segunda parte de El Quijote, que transcurre en Barcelona, tal y como ha indicado Rajoy a través de su cuenta oficial en la red social Twitter.

Posteriormente, ambos han posado para los informadores gráficos mientras se saludaban flanqueados por las banderas de España, Cataluña y la Unión Europea y han accedido al interior del edificio.Para todos los públicos

Rajoy, el último tras Sánchez, Iglesias y Rivera

El presidente del Gobierno en funciones se había mostrado dispuesto a reunirse con Puigdemont, tal y como dejó claro en una broma radiofónica, pero defendía que tenía que ser el presidente catalán quien pidiera mantener un encuentro de trabajo, como hacen otros presidentes autonómicos.

Rajoy se ha reunido con Puigdemont después de que ambos dirigentes coincidieran en los actos del aniversario del accidente de Germanwings en Semana Santa -con apenas un saludo y breves intercambios de impresiones- y después de que el presidente catalán ya se haya reunido, en la sede de la Generalitat, con los líderes de los otros tres principales partidos políticos.

Rajoy y Puigdemont coinciden en el acto por las víctimas de Germanwings pero no acuerdan reunirse

El viernes pasado, Puigdemont se reunió con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el anterior, 8 de abril, lo hizo con el líder de Podemos, Pablo Iglesias. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, fue el primero en reunirse con Puigdemont.

El presidente del Gobierno en funciones anunció a través de esta red social que el encuentro se celebraría finalmente este miércoles, después de que el director de gabinete de Puigdemont propusiera una reunión a través de un correo electrónico al jefe de Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas.

Puigdemont ha llegado poco después de las cinco de la tarde al complejo de la Presidencia del Gobierno y en medio de la lluvia y tras descender del vehículo en el que se ha desplazado hasta allí, ha sido saludado por Rajoy en la escalinata de acceso al edificio principal de la Moncloa.


Leave a Reply

Your email address will not be published.