Proponen eliminar la identidad transgénero de las listas de trastornos mentales

La definición de la identidad trans como un trastorno mental ha sido utilizada para denegar la asistencia sanitaria. / Santiago González Courel

Un nuevo estudio de campo, dirigido por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (México), muestra que la angustia y los problemas que sufren los transexuales son resultado del rechazo social y la violencia a la que son sometidos.

El estudio, publicado en The Lancet Psychiatry, es el primero realizado sobre el terreno (Ciudad de México) con el propósito de cambiar la catalogación de la identidad trans como trastorno mental. En la actualidad la investigación está siendo replicada en Brasil, Francia, India, Líbano y Sudáfrica.

La transexualidad está actualmente clasificada como un trastorno mental en los dos principales manuales de diagnóstico del mundo

Los investigadores entrevistaron a 250 personas transgénero entre 18 y 65 años de edad que estaban recibiendo servicios de atención médica en la clínica Condesa, la única pública especializada en servicios de asistencia sanitaria a transexuales en la Ciudad de México.

“El estigma que asocia trastornos mentales a la identidad transgénero ha contribuido a la precaria situación legal y a violaciones de los derechos humanos de las personas trans”, comenta el autor principal, Geoffrey Reed, profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México.

“La definición de la identidad trans como un trastorno mental ha sido utilizada para denegar la asistencia sanitaria y ha contribuido a la percepción de que las personas transgénero deben ser tratadas por especialistas en psiquiatría”, explica Reed.  “La definición incluso ha sido mal utilizada por algunos gobiernos para negar a las personas trans el derecho a tomar decisiones sobre cuestiones como, por ejemplo, el cambio de documentos legales para la custodia de los niños”, añade el profesor.

Rechazo social y violencia, los detonantes

El estudio refleja que los participantes tomaron conciencia de su identidad transgénero durante la infancia o la adolescencia –en edades comprendidas entre los 2 y los 17 años– y que fue durante ese periodo cuando mayor rechazo social experimentaron.

El 90% de los participantes sufrieron durante su adolescencia problemas familiares, sociales, en su vida académica o en el trabajo. El 83% experimentó trastornos psicológicos relacionados con su género, de entre los cuales los síntomas depresivos fueron los más comunes.

Más de tres cuartas partes de los participantes (76%) padecieron rechazo social por su condición sexual, en primer lugar por miembros de la familia, seguido por compañeros de trabajo y amigos. El 63% fue víctima de violencia –física y psicológica– relacionada con su identidad de género y, en casi la mitad de estos casos, la agresión fue perpetrada por un miembro de la familia.

El 90% de los participantes sufrieron durante su adolescencia problemas familiares, sociales o en el trabajo

Con modelos estadísticos, los investigadores concluyeron que el rechazo social y la violencia son los factores que más desencadenan la angustia y los problemas que sufren las personas transgénero.

“Las tasas de experiencias relacionadas con la exclusión y la violencia son extremadamente altas, lo que pone en relieve la necesidad de políticas y programas para reducir la estigmatización y la persecución de esta población”, señala la investigadora principal, Rebeca Robles, del Instituto Nacional de Psiquiatría de México. “Los esfuerzos deben comenzar por la eliminación de la identidad transgénero de la clasificación de los trastornos mentales”, añade la investigadora.

Modificar la clasificación

Ser transexual está actualmente clasificado como un trastorno mental en los dos principales manuales de diagnóstico del mundo: en la CIE-10 de la Organización Mundial de la Salud y en el DSM-5 de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Su catalogación como trastorno mental es cada vez más controvertida. Un grupo de trabajo de la OMS ha recomendado que la identidad transgénero se incluya en un nuevo capítulo del CIE-11 que hable sobre las condiciones relacionadas con la salud sexual.

“Nuestros hallazgos apoyan la idea de que la angustia que sufren es el resultado de la estigmatización”, declara Robles. “El siguiente paso es confirmar esto en diferentes países y conseguir que la Organización Mundial de la Salud apruebe la modificación de la Clasificación Internacional de Enfermedades para el año 2018”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Rebeca Robles et al.: “Removing transgender identity from the classification of mental disorders: a Mexican field study for ICD-11”. The Lancet Psychiatry, 26 de julio de 2016 http://dx.doi.org/10.1016/ S2215-0366(16)30165-1

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.