descarga-19

El movimiento FKK se instaló en Alemania a partir de 1900 (Roshan Adhihetty)

Hace algunos años, una fotografía en blanco y negro de tres mujeres jóvenes desnudas que caminaban por un muelle conmocionó las redes sociales. La imagen se volvió viral porque, al parecer, una de las nudistas era nada menos que la actual canciller alemana Angela Merkel.

Más allá de que desde la oficina de la mandataria se negaron a hacer comentarios en su momento, hay razones de sobra que permiten pensar que bien podría ser una de las protagonistas de la foto. Merkel nació en un pequeño pueblo de Alemania Oriental, al norte de Berlín, cuando el nudismo era una habitualidad.

De los 8 a 12 millones de nudistas alemanes, la mayoría vive en el este y tienen más de 50 años de edad. Todos ellos se consideran miembros de un movimiento informal conocido llamado Freikörperkultur (FKK), cuya traducción es “cultura del cuerpo libre”. En ese estilo de vida no hay una confrontación ni una idea de erotismo. En sus orígenes, en principios de 1800 bajo regímenes autoritarios, fue una filosofía de liberación que en la actualidad pasó a ser un simple pasatiempo nacional.

La FKK comenzó a instalarse en algunas playas germanas a partir de 1900. Ya trece años después existían 50 facciones dentro del movimiento, en su mayoría de izquierda, que promovían una igualdad entre las personas tomando como fundamento la desnudez. Cuando el nazismo llegó al poder, el movimiento de liberación del cuerpo fue terminantemente prohibido.

Ya en los ’70, en la República Democrática Alemana, se realizó la apertura oficial de distintas playas con exclusividad a los nudistas germanos. En ese momento, surgió el bastión del movimiento FKK. La isla báltica de Usedom, ubicada a mitad de camino entre Alemania y Polonia, es uno de los destinos predilectos entre los adeptos al movimientos, que lo llaman “la bañera de Berlín”. Bosques de pino bordean la costa, en la que hay un complejo de hoteles. Allí, los miembros de FKK dedican su tiempo a pasear en grupos, los más solitarios leen, mientras que otros se bañan en las aguas del mar báltico.

Una década más tarde, en los ’80, se produjeron diversos intentos para frenar la permisividad, pero ninguno de ellos prosperó, al punto de que en los ’90 tuvo lugar la mayor proliferación histórica del nudismo. En la actualidad, conviven con total normalidad en numerosas playas germanas personas en traje de baño y sin ropa.