“Poppers”, la droga utilizada para mayor placer sexual que será prohibida en Reino Unido

0014164985

Las drogas conocidas como “Poppers” serán prohibidas en Reino Unido

El parlamentario conservador británico Crispin Blunt admitió ser consumidor de “poppers”, nombre genérico de la droga, al oponerse a una nueva legislación que las acaba de prohibir en Reino Unido. La medida causó polémica, particularmente dentro de la comunidad gay, la mayor consumidora del producto.

La sustancia, nitrito de amilo, será considerada ilegal a partir de abril de 2016 tras un voto en el Parlamento que aprobó la llamada Acta de Sustancias Psicoactivas. Es parte de los esfuerzos del gobierno por prohibir los llamados “legal highs”, estupefacientes o estimulantes que pueden producir efectos similares a la cocaína o el éxtasis, pero que, por varias razones, no estaban clasificados como drogas ilícitas.

La cadena BBC Mundo explicó que el acta fue redactada en términos muy amplios, describiendo las sustancias psicoactivas como algo “capaz de producir un efecto psicoactivo en la persona que las consume”.

Unos señalan, entre varias críticas, que el gobierno no manifiesta una preocupación similar con otras sustancias legales que están vinculadas a muertes, como el alcohol, la cafeína y el tabaco. Y hay indicaciones que la prohibición de los “poppers” pueda ser derogada. Pero, hasta que eso suceda, habrá redadas en los expendios y arrestos por posesión y distribución. La policía ya ha realizado operativos de “recaudación de inteligencia” en los que incautaron las, por ahora, sustancias legales en varios locales del centro y occidente de Inglaterra.

Los “legal highs”, euforizantes o estimulantes legales, habían logrado eludir el control de la ley porque tenían una composición química diferente de otras sustancias proscritas. Por lo general se publicitan como “sales de baño” o “fertilizantes para plantas” o “aromatizadores de ambiente”.

Y también se ofrece información muy vaga sobre su contenido, aunque, para evitar problemas, los vendedores especifican que no son para el consumo humano. Aunque el conocimiento de los efectos a largo plazo son muy imprecisos, los defensores de los productos afirman que su impacto en la salud es mínimo.

Eso es lo que se dice de los “poppers”, cuyo uso es 25 veces más común entre los hombres homosexuales que entre los heterosexuales, según una encuesta reciente.Y es por eso que los críticos del acta sostienen que se trata de una ley discriminatoria, que criminaliza el estilo de vida electivo de la comunidad gay.

La razón de su atractivo para este grupo: contienen nitritos de alquilo en forma líquida que, al inhalarse, dilatan los vasos sanguíneos, relajan los músculos lisos (como el de los esfínteres) y producen una intensa sensación de alegría. Lo que explica por qué en los principales almacenes de productos sexuales, los “poppers” se encuentran en las estanterías empacados en pequeñas y coloridas botellitas con nombres como Buzz (zumbido), Rush (euforia), Deep (profundo) y Hard On (erección).

La primera encarnación de la droga, el nitrito de amilo, fue sintetizada por el químico francés Antoine Jerome Balard para tratar la angina. El producto era envasado en ampollas que se rompían, produciendo un chasquido o “pop”, para ser inhalado. De ahí el sobrenombre “poppers”.

El auge del nitrito de amilo ocurrió en la era del disco, en los años 70 y, luego, en la escena de las fiestas “rave” de los 80 y 90, muy influenciadas por la comunidad gay. Pronto se convirtió en la manera tanto para desinhibirse socialmente como para facilitar el sexo. Se dice que en las discotecas de Nueva York, frecuentemente se rociaba el ambiente para crear una euforia colectiva.

Una serie de prohibiciones motivó varios cambios en la composición química de los “aromatizadores” que están actualmente a la venta. Y es bajo la categoría de “atomizadores de ambiente” que se permite su venta, hasta la entrada en vigencia del Acta de Sustancias Psicoactivas el próximo 1 de abril.

El parlamentario conservador Crispin Blunt, quien hizo pública su homosexualidad en 2010, reveló su uso de “poppers” y criticó a la medida, a la que describió como “manifiestamente estúpida”. Según Blunt la legislación llevará el comercio a la clandestinidad y expondrá a los consumidores a los narcotraficantes.


Leave a Reply

Your email address will not be published.