descarga (3)

La solución para no dejar vergonzosos olores en los baños (Poo-Pourri YouTube)

El novedoso spray Poopourri (o Poo-pourri) aborda un gran tabú a la hora de ir al baño. Su funcionamiento es simple: hay que rociar una pequeña cantidad del producto en el agua del inodoro para inhibir cualquier tipo de mal olor.

Aunque fue pensado originalmente para mujeres, también se ha popularizado entre la clientela masculina.

Creado en EEUU por una ingeniosa mujer llamada Suzy Batiz, el producto químico nació como respuesta a los aerosoles que sólo camuflan los olores con barreras a veces peores que el aroma natural y nocivos con el medio ambiente.

Poopourri cuenta con un elegante diseño y está elaborado a partir de una mezcla de aceites basada en los principios de la aromaterapia. Una vez aplicado el spray y luego de la descarga de agua, la particular fragancia se esparce por el cuarto de baño.

El preparado en su versión para damas viene en una variedad de mezclas aromáticas, entre ellas de mandarina, pomelo y limón, mientras que la versión para hombres, conocida como Royal Flush y de etiqueta negra, mezcla toques de eucalipto y menta.

Ambos se encuentran a la venta en presentaciones que comienzan con un envase de 30 ml por USD 8,99, hasta recipientes de 475 ml por USD 29,95. Está disponible en Amazon.

El producto está a la venta desde 2006, pero hace no mucho se ha vuelto popular. Logró su fama por un divertido comercial publicado en YouTube que cuenta con más de 37 millones de visitas.