Polémica por la foto de una cazadora sonriendo junto a una jirafa muerta

Después de que activistas contra la caza y amantes de los animales repudiaran la imagen, Rebecca Francis justificó sus actos. “No me arrepiento ni un segundo”, dijo

Una cazadora estadounidense se ha convertido en objeto de duras críticas y hasta de amenazas de muerte en internet después de que una foto en la que aparece sonriendo junto a una jirafa que acaba de abatir se difundiera en las redes sociales.

Según un artículo de Russia Today, la imagen fue publicada por el famoso comediante británico Ricky Gervais, quien acompañó la fotografía con reproches hacia la cazadora, Rebecca Francis.

“¿QUÉ TUVO QUE PASARLE EN LA VIDA PARA QUE QUIERA MATAR A UN ANIMAL TAN BELLO Y LUEGO TUMBARSE A SU LADO SONRIENDO?”

“¿Qué tuvo que pasarle en la vida para que quiera matar a un animal tan bello y luego tumbarse a su lado sonriendo?”, se preguntó cómico.

Muchos amantes de los animales y activistas han reaccionado ante la difusión de las fotografías de Francis y han llegado a amenazarla en las redes sociales: “La que debería ser cazada eres tú”, dice uno de los mensajes.

“ESPERO QUE UN DÍA ALGUIEN ABATA A TIROS A REBECCA FRANCIS Y SE TUMBE A SU LADO SONRIENDO MIENTRAS ESTÉ AGONIZANDO”

“Espero que un día alguien abata a tiros a Rebecca Francis y se tumbe a su lado sonriendo mientras esté agonizando”, dice otro de los usuarios.

Álbumes con fotografías de sus viajes de caza por distintas partes del mundo están publicados en su página personal de internet y contienen cientos de imágenes con los “trofeos” de Francis.

Por su parte, la revista para aficionados a la caza HuntingLife.com se ha puesto en contacto con la cazadora para consultarla sobre lo sucedido. La mujer relató que la fotografía fue tomada hace cinco años en África y que, aunque no tenía intensiones de matar al animal, distintas circunstancias la llevaron a hacerlo.

Según explicó Francis, un poblador del lugar le mostró la jirafa y le dijo que se encontraba vagando sola, después de que un macho joven y más fuerte la hubiera expulsado de su manada.
 Habrían sido los residentes locales quienes le pidieron que matara a la jirafa para que pudieran alimentarse de su carne y usar otras partes de su cuerpo para cubrir sus necesidades. Por ello la cazadora decidió “honrar” la vida de jirafa, que en vez de morir en vano, podría ayudar a otros seres vivos.

“Estoy agradecida de ser parte de algo tan bueno y no me arrepiento ni un segundo”, concluyó la cazadora.


Leave a Reply

Your email address will not be published.