Patines, patinetes y monopatines por el carril bici

“Queremos adaptar la ordenanza de Circulación a la nueva filosofía de movilidad de la ciudad”. Así ha explicado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, su intención de renovar la normativa municipal que aprobó en mayo de 2010 el equipo de Gobierno de Rita Barberá y que regula todo el tránsito y el transporte en la ciudad.

En este sentido, el edil ha explicado a eldiario.es que “los técnicos están en estos momentos haciendo una serie de propuestas apartado por apartado que se someterán a un proceso participativo con todos los agentes implicados y que se llevarán a la mesa de movilidad para su debate y aprobación”. Todo este proceso se llevará a cabo “a partir de septiembre”.

Patines, patinetes y monopatines. Entre las novedades que se propondrán para su incorporación en la noromativa destaca la posibilidad de que se autorice a circular con patinetes, patines o monopatines por carriles bici: “Parece absurdo que no lo puedan hacer”, ha comentado, en alusión a la actual normativa que únicamente permite usar estos elementos en “espacios habilitados”, pero no así en aceras, plazas, calles peatonales o paseos marítimos.

Ciclistas. Además, se planteará que no sea obligatorio que los ciclistas deban circular siempre por el carril bici, de forma que los ciclistas que prefieran circular por la calzada puedan hacerlo sin riesgo a ser sancionados.

En este sentido, Grezzi ha explicado que el uso de carril bici debe ser “de uso preferente, no obligado, puesto que la bici está considerada un vehículo a todos los efectos”. Esto no afectará a la prohibición de circular por las aceras, que se mantendrá.

En cuanto a la cuantía de las sanciones para los ciclistas, se estudiará una revisión a la baja, puesto que algunas llegan a día de hoy a los 200 euros, una cuantía en ocasiones superior al precio de la bici.

Segway y vehículos eléctricos. Otro de los aspectos que se quieren regular son los segway (patines eléctricos de dos ruedas), prohibidos actualmente como norma general, salvo en lugares especialmente destinados para su uso: “Son elementos que se están poniendo de moda y que también hay que regular como han hecho otras ciudades”.

Aparcamiento de motos. La actual regulación de aparcamiento de motos en espacios públicos también sufrirá cambios. Actualmente, como norma general, las motos podrán aparcar paralelas al bordillo en aceras de más de 3 metros de ancho y en semibatería cuando tengan más de 6 metros.

Queda prohibido dejarlas en calles peatonales, salvo autorización expresa, y a menos de dos metros de pasos de peatones y de las paradas de bus y metro.

Sin embargo, según Grezzi, la política es que no haya “motos en las aceras” y la normativa en vigor “es muy ambigua y abre la puerta a que muchos de estos vehículos estén en las aceras”.

Así, se están estudiando varias fórmulas: “Una posibilidad es permitirlo en aceras o zonas donde estén pintadas las plazas o donde se autorice mediante una señal, otra es hacer un tratamiento por barrios en función del número de motos que tengan, en definitiva, hay varias alternativas que se están estudiando”.

Zona Naranja. La zona naranja de aparcamiento para residentes también será susceptible de cambios. La idea del edil es que sea de uso exclusivo para vecinos y que se pague una única tasa anual (actualmente se paga por semanas o días sueltos y su uso es libre, aunque los que no están acreditados como vecinos pagan una tarifa mucho más elevada).

Calles 30. Otra novedad importante será que “todas las calles de un solo carril se limitarán a 30 kilómetros por hora por defecto”. Grezzi considera este cambio “muy importante” en zonas como por ejemplo Russafa: “Hemos ampliado aceras y hemos dejado calles de un solo carril y no puede ser que ahí la velocidad máxima sea de 50 kilómetros por otra porque circulan muchas personas”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.