La estrella de cine canadiense —reconocida por la serie Baywatch— es la cara de la de la campaña  de lencería erótica de la marca Coco de Mer.

En las imágenes publicadas en las redes sociales, la ex esposa de Tommy Lee demuestra que aún conserva toda la sensualidad y el glamour que la convirtieron en los 90 en uno de los grandes símbolos sexuales.

La sesión en blanco y negro dejan en evidencia su espectacular físico.

John Rankin, quien ha fotografiado a grandes celebridades como Kate Moss y Madonna, dijo que fue un privilegio trabajar con Anderson.

“La lencería no tiene que ser vista por nadie más. Es para sentirse sexy y femenina”, dijo la actriz en una entrevista con la revista Vogue esta semana. “Me pongo lencería para mí, si alguien más lo ve, ¡es un bono!”. 

 En su blog esta semana, Anderson habló finalmente de su romance con Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, que se encuentra refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012.  “Mi relación con Julian no es ningún secreto. Es una de mis personas favoritas (…)”, declaró.