Nota suelta águila calzada Maruján en el Centro de Recuperación de Fauna de El Saler

Suelta águila calzada Maruján
image-350720
El águila calzada Maruján vuela libre de nuevo. Después de un largo período de recuperación ha sobrevivido a las lesiones causadas tras ser tiroteada con perdigones de plomo por un cazador furtivo en su zona de invernada en l’Albufera de Valencia.

En otoño las águilas calzadas habitualmente vuelan hasta África para pasar el invierno en el Sahel -en concreto en Guinea, Mali, Mauritania, Níger y Nigeria-, a 2.800-3.500 kilómetros de sus nidos. Sin embargo, Maruján era una de las dos águilas calzadas marcadas dentro del programa Migra que se quedaron en España a pasar el invierno.

Invernando en Valencia

 Maruján, una hembra adulta, fue marcada con emisor satélite GPS en el Parque Natural Montes de Málaga en julio de 2013 dentro del programa Migra de SEO/Birdlife, que cuenta con la colaboración de la Fundación Iberdrola España. Su marcaje se pudo realizar gracias a la ayuda prestada por colaboradores del grupo local SEO-Málaga, agentes de Medio Ambiente y personal del Parque Natural Montes de Málaga.

Por  tercer año consecutivo, Maruján invernaba en la desembocadura del río Júcar, en las inmediaciones del Parque Natural de l’Albufera (Valencia). Lo hacía exactamente en el mismo lugar que eligió los dos años anteriores.  Había encontrado en este entorno un lugar adecuado para pasar el invierno, a tan solo 450 kilómetros de su nido y sin necesidad de realizar el largo viaje hasta el África subsahariana. Ahí hallaba alimento en zonas de arrozal y cultivos de regadío entre campos de naranjos, muy diferentes al habitual hábitat de invernada en la sabana africana.

Lamentablemente, el pasado 11 de enero Maruján fue encontrada malherida en el término municipal de Sueca por un guarda rural, que recogió vivo al animal y lo trasladó hasta el Centro de Recuperación de Fauna La Granja  de El Saler. Mostraba una fractura en el ala izquierda provocada por el impacto de un perdigón de plomo.

Maruján fue operada y ha completado con éxito su rehabilitación gracias al buen trabajo realizado por los técnicos y veterinarios centro. Por fin, hoy, miércoles 6 de abril,  puede volar libremente de nuevo. Sus cuidadores confían en que regrese a su territorio en el Parque Natural de los Montes de Málaga.

Caza ilegal en un espacio protegido

Maruján ha sido una de las últimas aves protegidas en sufrir el impacto de un disparo en el Parque Natural de L’Albufera de Valencia, pero no es un caso aislado. Entre 2010 y 2015 se registró la entrada de 86 aves protegidas de 25 especies diferentes por estas mismas causas en el citado Centro de Recuperación de Fauna La Granja de El Saler, dependiente de la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana.

Además del caso de Maruján, los técnicos han detectado perdigones de plomo en otras ocasiones. La presencia de este tipo de munición en los humedales es un grave problema de conservación ya que provoca serias intoxicaciones y causa de la muerte de cientos de miles de aves cada año. Por este motivo, su uso en humedales protegidos se prohibió por la Ley 42/2007.

“El número de aves protegidas abatidas, unido al hecho de que se detectara munición de plomo en el 70% de los ejemplares registrados, indica que hay un incumplimiento sistemático de la normativa cinegética en el Parque Natural de l’Albufera que pone en peligro la conservación de las aves en la zona. Por ello, SEO/BirdLife solicitará a los representantes de la  Conselleria d’Agricultura, Medi Ambient, Canvi Climàtic i Desenvolupament Rural que, de cara a la próxima temporada de caza, se realice una profunda revisión de la normativa cinegética en el ámbito de este espacio protegido y que se adopten medidas que aseguren el cumplimiento de la misma”, asegura Mario Giménez, delegado de SEO/BirdLife en Valencia.

“La historia de Maruján revela lo importante que es realizar estudios de seguimiento para la conservación de las aves. En primer lugar, porque nos indican cambios en los procesos migratorios como consecuencia de factores tan determinantes como el calentamiento global; y, en segundo lugar, porque son el testimonio de prácticas ilegales que, entre todos, debemos de erradicar. Maruján tiene hoy un final feliz pero, lamentablemente, otras aves no han corrido su misma suerte”, apunta la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz.

L’Albufera de Valencia es un espacio clave para la conservación de la biodiversidad en el continente europeo. Por ello forma parte de la Red Natura 2000 y está incluido en la lista del Convenio de Ramsar de humedales de importancia internacional. Es un punto estratégico para la invernada de anátidas y otras aves acuáticas como el flamenco común, el cormorán grande o el morito común, y de rapaces como el aguilucho lagunero o el águila calzada.

“Afortunadamente, la comunidad valencia no solo cuenta con esta joya natural, sino también con una valiosa red de espacios protegidos distribuidos por todo su territorio. Desde SEO/BirdLife consideramos que su conservación constituye una oportunidad de futuro y por ello urgimos a la aprobación y correcta implementación de planes de gestión en estas áreas”, añade Ruiz.

 Programa Migra

El programa Migra, puesto en marcha en 2011 por SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola España, incorpora las últimas tecnologías en sistemas de geolocalización y seguimiento remoto para conocer con mayor detalle los movimientos de las aves dentro y fuera de nuestro país.

Gracias a esta iniciativa, se pueden conocer las fechas de inicio y fin de sus migraciones, los lugares de parada y puntos de alimentación, el tiempo que tardan en realizar esos viajes, si se repiten en la migración primaveral y otoñal, las principales áreas de invernada y dispersión o si las rutas son iguales año tras año, entre otros datos. La Fundación Iberdrola España colabora con este programa en el marco de su actividad en apoyo de la biodiversidad, una de sus principales áreas de actuación.


Leave a Reply

Your email address will not be published.