La estrella del Barcelona abonará 460.000 reales (142.000 dólares) en concepto de una presunta evasión de impuestos entre 2007 y 2008. La multa corresponde a una sentencia que condenaba al delantero y a su padre por no haber declarado una serie de pagos realizados por el Santos, su ex club.

En abril de 2014, el Tribunal Federal de San Pablo desestimó el primer recurso presentado por el jugador brasileño y su papá, declarados culpables por fraude fiscal en esos años, que presentaron otra demanda para intentar anular la multa.

Este año, en el mes de enero, fueron de nuevo condenados a pagar la cantidad establecida por el tribunal brasileño, por lo que han decidido abonar sin esperar la resolución de la demanda impuesta para intentar evitar la multa.

Este no sería el único pago que haría Neymar para saldar sus cuentas con la justicia brasileña, ya que también había sido declarado culpable por evadir impuestos de sus contratos con el Santos, el Barça y Nike, y se le reclaman 188,8 millones de reales brasileños (58,5 millones de dólares).