Nace la Mesa de Apoyo a Refugiados en Castellón

CRUZ ROJA_1
image-341201
La Diputación de Castellón junto a Cruz Roja Española de Castellón han puesto en marcha la Mesa de Apoyo a Refugiados en Castellón, una plataforma que nace con la voluntad de colaborar activamente en la acogida y en la integración a medio y largo plazo de los refugiados en los municipios de menos de 10.000 habitantes que hayan formulado su voluntad de constituirse en ciudades o municipios refugio. El presidente provincial, Javier Moliner, ha formalizado con la vicepresidenta del Comité Provincial de la Cruz Roja en Castellón, Gracia Rovira, y el coordinador provincial, Rubén Peris, la creación de esta mesa abierta a la participación e implicación de más instituciones, entidades y ONGs de la provincia.

El presidente Moliner ha explicado que “canalizamos la solidaridad para ayudar a estas familias, una oportunidad también de consolidar población en el interior. El objetivo de esta mesa de trabajo responde a nuestra voluntad de agilizar la llegada de personas refugiadas a los municipios pequeños de la provincia de Castellón que ya han expresado su voluntad de ser municipios refugio. Queremos facilitar, tanto a las personas que llegarán, como a los municipios que las acogerán, todo el proceso de acogida y de adaptación para que la consolidación de esta población en nuestros municipios sea una oportunidad, tanto para los refugiados como para los pueblos refugio”.

A través del convenio de colaboración firmado con Cruz Roja, la Diputación se compromete a habilitar los créditos presupuestarios necesarios para la financiación, total o parcial, de las iniciativas que, articuladas por Cruz Roja, se destinen a personas refugiadas en busca de asilo y que se lleven a cabo en los municipios pequeños de la provincia de Castellón.

Por su parte, Cruz Roja Española de Castellón asume llevar a cabo la articulación de cuantas medidas sean necesarias en la atención a la población refugiada: asistencia básica, acogida temporal, servicios sanitarios, servicios de atención psicológica, prestaciones asistenciales, prestaciones educativo-culturales, vivienda, empleo, atención a menores e integración de personas que gozan de protección internacional en situación de vulnerabilidad.

Moliner ha hecho hincapié en que “la disposición de los castellonenses a ayudar debe ser un orgullo para el territorio constatándose una vez más la sensibilidad a la hora de proteger a los más débiles. Al mismo tiempo, la acogida debe contribuir al desarrollo de los municipios con menos población, reforzando los colegios en riesgo de desaparición y el tejido laboral de las poblaciones que lo demandan”.

Hay que tener en cuenta que se hace referencia a los refugiados como a aquéllas personas que, en busca de asilo, y por decisión expresa de la Comisión Europea y en coordinación asumida por el Gobierno de España y la Generalitat sean determinadas.


Leave a Reply

Your email address will not be published.