Murió un quinto militar por el tiroteo de Chattanooga

EEUU: murió un quinto militar por el tiroteo de Chattanooga. Mohammad Youssuf Abdulazeez atacó dos bases militares en el sur del país el jueves pasado. Su familia reveló que sufría una depresión “desde hace muchos años”

Un quinto militar murió este sábado como consecuencia de sus heridas en los ataques en Chattanooga, en el sur de Estados Unidos, que llevaron a reforzar las medidas de seguridad en torno a las bases militares en varios estados del país.

Los gobernadores de Oklahoma y Texas fueron los primeros el sábado en autorizar que el personal de la Guardia Nacional portara armas en las bases militares de sus estados, algo hasta ahora prohibido.

Cuatro infantes de marina y un marinero murieron el jueves en el ataque a tiros el jueves que dejó otros dos heridos, un reclutador de la Marina y un policía.

LEA MÁS: EEUU: el Ku Klux Klan marchó a favor de la bandera confederada

LEA MÁS: Los kurdos denuncian que el Estado Islámico utilizó armas químicas en el norte de Siria

Los infantes de marina de Estados Unidos son un cuerpo de élite de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que no forma parte de la Marina.

El atacante, identificado como Mohammad Youssuf Abdulazeez, de 24 años, fue abatido por la policía luego de que durante unos cuarenta minutos disparara a diestra y siniestra en dos centros militares. Sus motivos siguen siendo desconocidos.

Los investigadores, que no descartan un posible acto de “terrorismo doméstico”, están tratando de comprender mejor su personalidad, e indagan en particular un viaje a Jordania de este joven que no tenía antecedentes ni estaba en la mira de las autoridades.

Vivía en un suburbio tranquilo de Chattanooga, una ciudad de unos 165.000 habitantes de Tennessee (sur), pero pasó “casi siete meses del año pasado” en Jordania, indicó el viernes al The New York Times un alto funcionario de inteligencia bajo anonimato.

Los investigadores escudriñan minuciosamente los datos de su computadora y teléfono celular y sus cuentas en las redes sociales para saber si estuvo en contacto con organizaciones extremistas durante su estancia en ese país, o si se desplazó a países vecinos como Siria.

“Estoy confiado. He hablado con el FBI y todos los que llevan a cabo la investigación y no descuidarán ninguna pista. Ahora deben ver cuál es el siguiente paso para unir todas las piezas y tratar de entender” , dijo el sábado a CNN el alcalde de la ciudad, Andy Berke.

La familia dijo este sábado que Mohammad Youssuf Abdulazeez sufría una depresión “desde hace muchos años”.

“Nos entristece saber que su dolor se manifestó en este acto atroz de violencia”, dijo la familia en un comunicado citado por un periodista de la radio pública, NPR.

“La persona que cometió este horrible crimen no era el hijo que conocimos y amamos”.

0013011041
image-205426

Su padre bajo vigilancia
Graduado en ingeniería de la Universidad de Tennessee en Chattanooga en 2012, también trabajó durante 10 días en 2013 en una planta nuclear en Ohio (norte), pero no permaneció allí pues no cumplía con los requisitos para el trabajo, de acuerdo con la firma que opera la planta.

Mohammad Youssuf Abdulazeez no fue objeto de vigilancia de las autoridades, aunque sí su padre, Youssuf S. Abdulazeez, nacido en Palestina, quien estuvo siendo monitorizado tras dar dinero a asociaciones vinculadas a Hamas, grupo islámico que Estados Unidos clasifica como una organización terrorista, según The Washington Post.

Su padre parece tener antecedentes violentos: su madre hizo una demanda de divorcio en 2009, que luego retiró, denunciando haber sido golpeada con frecuencia por su marido.

El presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, estimó que el ataque fue “inspirado en el EI” (el grupo Estado Islámico).

Pero el agente del FBI Ed Reinhold dijo a CNN que hasta los momentos no contaban con indicios de que el atacante estuviera “inspirado en o dirigido por nadie más que él mismo”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.