Milagro en las alturas: cayó desde 6.500 metros y lo salvó un árbol

0013438527El fisicoculturista británico Sam Cullingworth ya se había roto la espalda en cuatro partes, pero su pasión por los deportes extremos lo puso otra vez al borde de la muerte en Turquía

El británico Sam Cullingworth fue sorprendido por vientos de 90 kilómetros y casi muere al caer desde 6.500 metrosEl británico Sam Cullingworth fue sorprendido por vientos de 90 kilómetros y casi muere al caer desde 6.500 metros
El parapentista fue salvado por un árbol luego de desplomarse 2.000 pies (el equivalente a 6.561 metros) cuando colapsó su dosel.

Cullingworth, un fisicoculturista, actor y personal trainer británico de 44 años, fue sorprendido por un feroz viento cruzado de 90 millas por hora (casi 145 kilómetros por hora) en Turquía.

Pero el resistente Sam logró escapar con unos pocos cortes luego de que un árbol de cedro evitó que se estrellara contra el suelo. Él quedó colgando de las ramas, hasta que un amigo y los servicios de emergencia llegaron a bajarlo.

“Pensé que eso había sido todo, y que me iba a morir”, aseguró Cullingworth, quien agregó: “Golpeé los árboles, pero aparte de los arañazos, no sufrí otro inconveniente”.

El británico Sam Cullingworth fue sorprendido por vientos de 90 kilómetros y casi muere al caer desde 6.500 metros
Sam se encontraba de vacaciones en Turquía, cuando su viaje en busca de emociones se convirtió en horror. Era la segunda vez que había tenido un roce con la muerte, luego de romperse la espalda en cuatro partes durante otra caída en parapente en 2006.

El árbol donde él aterrizó se encontraba en una montaña remota, por lo que permaneció colgando de su arnés hasta que pudo ser rescatado. Sin embargo, él pudo llamar a un amigo que vino a rescatarlo con la ayuda de los servicios de emergencia.

Luego de haber sufrido cortes, él tuvo que caminar durante dos horas desde la ladera, cargando su equipo de parapente en temperaturas de 40º C.

El británico Sam Cullingworth fue sorprendido por vientos de 90 kilómetros y casi muere al caer desde 6.500 metros
Sam afirmó: “Ingresé en una espiral profunda que me envió volando a 90 millas por hora. Era como estar en una montaña rusa”, según publica el periódico Daily Mirror.

“Tiré mi paracaídas de reserva, pero igual estaba cayendo alrededor de cuatro metros y medio por segundo. Por eso es que estoy contento de estar aún con vida”, agregó Cullingworth.

El parapentista admitió que quedó muy conmocionado por esta última prueba, pero que no piensa abandonar la práctica de los deportes extremos.

El británico Sam Cullingworth fue sorprendido por vientos de 90 kilómetros y casi muere al caer desde 6.500 metros


Leave a Reply

Your email address will not be published.