Mucho se habló durante la campaña electoral de Estados Unidos de la simpatía entre Donald Trump y Vladimir Putin. Con la victoria del magnate en los comicios de este martes, se especula que las diltadas relaciones entre Washington y Moscú puedan mejorar. Así lo estimó este miércoles el último dirigente de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov.

“No excluyo que las relaciones ruso-estadounidenses puedan mejorar sensiblemente con este nuevo presidente de Estados Unidos”, declaró el ex presidente soviético (1989-1991), a la agencia Interfax.

“Tenemos necesidad de relanzar el diálogo bilateral al más alto nivel(…) este diálogo en ningún caso puede ser roto”, consideró.

Para Gorbachov, quien se encuentra hospitalizado para una intervención quirúrgica menor y planificada, Moscú debe “comprender que mucho depende igualmente de la posición rusa” para que puedan mejorarse las relaciones.

Putin, quien este miércoles felicitó a Trump, aseguró estar “dispuesto a hacer parte del camino” para restaurar sus relaciones con Washington, calificando ese camino como “difícil”.

Las relaciones bilaterales entre ambos países se encuentran en medio de una fuerte tensión, principalmente por sus posiciones opuestas sobre la guerra siria y la crisis ucraniana, que comenzó con la anexión rusa de la península de Crimea en marzo de 2014.