Mariano Rajoy, en aprietos por la espontaneidad de su hijo