Mar y tierra en tu barbacoa otoñal: cómo sorprender a tus invitados

barbacoa_carne_act
image-429785
Las barbacoas y otras convenciones sociales informales con amigos y familiares se asocian siempre al buen tiempo, sí, pero ¿a quién le apetece montar un ágape en su terraza cuando se sobrepasan los 30 grados a la sombra? No todo el mundo tiene piscina, y, si estás en España, a menos que vivas en la franja norte (y depende del día), prepárate para sudar.

El otoño es un buen amigo para las quedadas. Las salidas al campo para coger setas o castañas, la temperatura suave o las primeras encendidas de la chimenea son algunas de las características que lo hacen querido por muchos. Estando el sitio y el ambiente adecuado, hoy te proponemos pasar un buen rato también a través del paladar.

 

Tiempo de barbacoas

La suma de día soleado, amigos y barbacoa dan como un resultado un planazo, claro que si eres el anfitrión o la anfitriona, más vale que no hagas una chapuza. Si aún no tienes a la protagonista del evento, la barbacoa, es hora de que te hagas con una, y que elijas bien en función de tus necesidades.

Las de carbón presentan sus ventajas respecto a las de gas, y viceversa. De partida, las primeras son más baratas que las segundas, siempre según el modelo, además de impregnar el ambiente con ese característico olor y sabor a barbacoa. Esto último puede provocar encendidos debates entre quienes creen que las de carbón son las auténticas barbacoas y quienes no. Eso sí, las de gas son más rápidas para el encendido, como principal ventaja, aunque se suman otras prestaciones.

 

Luego están las barbacoas eléctricas. No generan combustión, lo que las hace más seguras que las anteriores y, por tanto, la mejor opción para quienes vivan en espacios reducidos y no quieran renunciar a los momentos que ofrecen. Son también más sencillas de manejar porque no requieren todo un rito de encendido, más limpias porque no generan residuos (lo que también las hace más respetuosas con el medio ambiente) y más ligeras por su diseño compacto.

 

Como con todo, cada cual tiene sus preferencias, pero lo que sí te recomendamos es comprar una barbacoa Weber. Siguiendo el enlace anterior puedes acceder a su página web, en la que se recogen modelos de carbón, de gas o eléctricos con una amplia horquilla de precios.

 

A la parrilla

 

La marca, Weber, precisamente, comparte con sus usuarios todo un recetario que hará que éstos puedan saborear lo de siempre y otros tantos nuevos platos.

 

Te sugerimos unas clásicas alitas de pollo, económicas y fáciles de hacer, que sean a la vez dulces y picantes. La clave está en un buen adobo que contenga ketchup, vinagre balsámico, azúcar moreno, ajo en polvo, salsa inglesa, salsa Tabasco, mostaza de de Dijon, pimentón dulce y pimiento en polvo. Se trata de dejar reposar las alitas, lavadas con agua fría y secadas con papel de cocina, en una bolsa de plástico cerrada con el adobo. Dentro de la nevera, tendría que reposar unas 5 horas. Después, se trata de cocinarlas en la barbacoa.

 

Lamentablemente, las grandes olvidadas de las barbacoas son las verduras y los tubérculos, algo que su sabor y sus muchísimas aplicaciones no merecen en absoluto. Como tus amigos vegetarianos y veganos no te lo perdonarán, te recomendamos que te decantes por la opción favorita de grandes y pequeños, las patatas.

 

Proveéte de patatas nuevas en función de las personas que seáis, y báñalas en una fuente llena de aceite de oliva, romero fresco picado, sal gorda y pimienta negra molida. Después, ponlas en la parrilla a una temperatura moderada, a más de 180 ºC pero menos de 230 ºC y dejan que se cocinen y se doren durante unos 20 minutos. El buen chef sabe que debe darles la vuelta con asiduidad, e intentar conservar el calor cerrando la tapa de la barbacoa (si tiene).

 

Espárragos, setas, berenjenas, pimientos, tomates… La barbacoa acepta lo que le eches, estando en tus manos cocinarlas correctamente y, por supuesto, combinar ingredientes para hacer sumar sabor, como especias, salsas e incluso miel.

 

Mar sobre fuego

 

Los gambones a la barbacoa son el clásico y nada más pensar en ellos a cualquiera se le hace la boca agua. Pero no solo de crustáceos vive la parrilla, así que anota.

 

Weber también ofrece una receta de rape a la plancha con una pinta 10. Hace falta conseguir filetes de este suculento pescado, limón, tomillo, ajo machacado y ajo pelado, romero, aceite de oliva, ajo picante y vino blanco. De acompañamiento se puede usar brócoli.

 

La receta combina la sartén para cocinar ajo entero, romero y tomillo, colocar luego los filetes con el limón el ajo picante, ya sin fuego, y dejarlo marinar un par de horas. El último y sabroso toque lo daría la plancha de la barbacoa, ya caliente, sobre la que el pescado ha de cocinarse por menos de 10 minutos. El brócoli ya hervido y el vino blanco se añaden al final, dejando los ingredientes sobre la plancha un par de minutos más.

 

Puestos a combinar la barbacoa con otras formas de cocción y cocinado, en esta web explican una receta de atún con verduras en olla GM que terminará con tus invitados haciéndote la ola. ¿Será por información? Excusas no hay.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.