Madrid Arena: “era una barbaridad la gente que había”

AGENCIAS Una amiga de tres de las fallecidas en la tragedia del Madrid Arena y también herida ha relatado este lunes en el juicio, con todo detalle, el horror y la angustia que sufrió en el momento de la avalancha mortal. “Fuimos las primeras en caer, no me podían sacar, tenía la pierna en el suelo y una masa de gente encima”, ha dicho. También ha afirmado que el relaciones públicas que les había vendido las entradas les mandó un mensaje por móvil días antes de la macrofiesta en el que les aseguraba que iban a acudir al evento 20.000 personas.

El testimonio de Carmen Rodríguez ha protagonizado este martes la novena sesión de la vista oral en la Audiencia Provincial de Madrid, donde también ha declarado tres familiares de las víctimas como testigos.

Visiblemente emocionada en varias partes de su comparecencia, la joven ha explicado cómo fueron los instantes previos a la avalancha mortal, cómo quedó atrapada con sus amigas y qué fue lo último que les escuchó.

El juicio por la tragedia del Madrid Arena se ha reanudado hoy en la Audiencia Provincial de Madrid tras un parón de dos semanas con las declaraciones de los primeros testigos, en concreto de los tres únicos familiares de las fallecidas que han sido llamados por la Fiscalía y de algunos de los heridos en la avalancha mortal.

“Había una masificación de gente increíble en la que no te podías mover, había muchísima gente”, ha explicado Carmen Rodríguez, que nada más entrar a la pista central se dio cuenta de que “no se podía estar en ese lugar”. “Desde que entré hasta que salí era una barbaridad la gente que allí había”, ha precisado.

Unas 20.000 personas

Ha subrayado que días antes de la fiesta unos relaciones públicas les dijeron que iban a asistir más de 20.000 personas. “Recibí un mensaje de un grupo de relaciones públicas que hablaba de una fiesta de 20.000 personas”, ha agregado.

Una amiga de las víctimas asegura que le dijeron que en la fiesta del Madrid Arena habría 20.000 personas

Carmen Rodríguez, que ha relatado a la fiscal Ana Muñoz con todo detalle cómo fue la avalancha mortal en la que se vio implicada, ha explicado que entró a las 02.30 horas al pabellón con varios amigos por un control en el que colaron una botella.

“Metimos una botella dentro, me han registrado todo en otros eventos en el Madrid Arena y ese día no me registraron nada, no me pidieron el DNI ni me pasaron entrada por el lector. Se quedaron con la entrada y no vi nada mas”, ha señalado la testigo.

Y ha manifestado que hubo amigos suyos que estaban fuera en el parking haciendo botellón que no tenían entrada “pero que contaban con entrar en el recinto”. Lo hicieron, ha matizado.

“Una barbaridad de gente”

Una vez dentro, ha continuado, se dirigió a la pista central que era su objetivo pero allí “no se podía estar”. Junto a tres de las fallecidas (Katia Esteban, Cristina Arce y Rocio Oña) trataron de salir por un vomitorio frente al escenario, ante la “increíble masificación de gente que allí había”.

Pero según entraron al vomitorio se quedaron atascadas. “Ya sabíamos que no podíamos salir por ningún lado, nos estaban apretando por detrás”, ha añadido. No lo consiguieron. “Había muchísima gente, tenias una persona aquí, otra aquí, intentar salir, porque no podía estar en ese lugar, era una barbaridad la gente que había”, ha agregado.

Ante esta situación, ha dicho que ella y sus amigas, entre las que estaban tres de las fallecidas (Katia Esteban, Cristina Arce y Rocio Oña) trataron de salir pero cayeron al suelo junto a más y más gente hasta que se provocó la avalancha. “Cuando estábamos abajo yo estaba con ellas en ese momento porque nos caímos a la vez“, ha señalado.

Carmen ha explicado la angustia que sufrió en esos minutos: “No me podían sacar, me di la vuelta y tenia la pierna en el suelo y una masa de gente encima, intentaron cogerme de los brazos, de las piernas mientras estaban intentando sacar a los demás pero no podía sacar a la gente”.

Finalmente, una persona la agarró del tronco y logró con ayuda de unos chicos sacarla de allí. Eso sí, ha querido dejar claro que eran unos asistentes “porque no había nadie que dirigiera ese salvamento, nadie estaba allí para poner calma”. Tampoco nadie de la organización la ayudó después.

No supo de sus amigas Cristina, Rocío y Katia, por lo que salió a buscar las ambulancias para tener noticias. “Pero nadie me dijo nada, sólo que me fuera a casa”, ha aseverado. Nadie de la organización la ayudó después. Nadie le preguntó si necesitaba algo, ha añadido.

Los familiares, en tratamiento psicológico

Los tres familiares de las víctimas del Madrid Arena han señalado este martes en el juicio que tres años después de la tragedia aun siguen bajo tratamiento psicológico, y han reclamado las indemnizaciones que pide la Fiscalía que oscilan entre los 173.990 para los padres y 164.500 euros para los hermanos.

Ángel María Esteban Sanz, padre de Katia Esteban, ha sido el primero en testificar y ha explicado que está en tratamiento psicológico desde el día de la tragedia.

En el momento de los hechos vivía con su hijas Katia y Tania, ya que su madre había fallecido dos años antes. Su hija Tania ha explicado que acude al psiquiatra desde hace más de dos años.

Igualmente, Verónica Arce, hermana de Cristina Arce, otra de las víctimas, también ha dicho que sufre trastornos y está bajo tratamiento médico.

Los tres, que han declarado menos de cinco minutos cada uno, han reclamado las indemnizaciones que ascienden a 173.990 para el padre de Katia y 164.500 euros para cada uno de los hermanos de las fallecidas.

Verónica Arce, a su salida de la Audiencia Provincial, ha afirmado que los 15 acusados son “gentuza” y que todo lo que se pueda hacer para que vayan a la cárcel “hay que hacerlo”.

Por su parte, la madre de Cristina, Isabel de la Fuente, ha asegurado también que “hay que tener muy poca catadura moral para insinuar que se cayeron porque iban borrachas”, ha dicho en relación a las preguntas de una de las defensas.

Respecto a si echa en falta a alguien en el banquillo de los acusados, De la Fuente ha indicado que “los responsables políticos están para responsabilizarse” y que la exconcejala de Seguridad y Emergencias, Fátima Núñez, “debería estar sentada por sus subordinados”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.