Los refugiados abandonan la estación de Budapest y marchan a pie a la frontera con Austria

Hundreds of migrants walk on the Elisabet Bridge after leaving the transit zone of the Budapest main train station, on September 4, 2015 intenting on walking to the Austrian border. They were part of an estimated 2,000 migrants stuck in makeshift refugee camps at Keleti station, after railway authorities had blocked them from boarding trains to Austria and Germany. AFP PHOTO / ATTILA KISBENEDEK
image-219645

AFP PHOTO / ATTILA KISBENEDEK

Se acabó la paciencia. Cientos de refugiados que desde hace días han estado acampados en los alrededores de la estación ferroviaria Budapest Keleti con la esperanza de abandonar Hungría en algún tren, han salido a pie esta mañana en dirección de la frontera con Austria, situada a más de 200 kilómetros de distancia.

En los últimos días el lema de las protestas era “libertad, libertad”, para demandar que les dejaran embarcar en un tren rumbo a Alemania, y este viernes una multitud de refugiados ha hecho uso de esa palabra echándose a la carretera. Cerca de la una de la tarde, los refugiados han dejado el campamento improvisado en que se había convertido la estación de tren de Keleti y han marchado por el centro histórico de la capital húngara, siempre con el objetivo de llegar hasta la frontera austríaca. Según la agencia de la ONU para los refugiados, son unos mil.

Los jóvenes son mayoría pero hay también familias enteras con niños y bebés, que llevaban días acampados en la estación de trenes Keleti de Budapest en unas condiciones miserables, sólo asistidos por un grupo de voluntarios húngaros. Algunos mostraban fotografías de la canciller alemana, Angela Merkel, y hacían el signo de la victoria a los boquiabiertos turistas que se encontraban por el centro de Budapest.

Varios jóvenes ayudan a Imad, de 54 años, a llegar a Alemania en su silla de ruedas. Varios jóvenes ayudan a Imad, de 54 años, a llegar a Alemania en su silla de ruedas.
Casi al frente de la columna iba un hombre en silla de ruedas que despertó el interés de numerosos fotógrafos. Su nombre es Imad, tiene 54 años y es también, como la gran mayoría, de Siria. Un grupo de siete jóvenes, ninguno de ellos familiar suyo, se turnan en el camino para llevarlo a Alemania. “Lo conocimos en Grecia, le dijimos que si quería ir con nosotros a Alemania y desde entonces estamos juntos. Somos ya casi una familia”, relata Firas, un joven de 19 años que dice que tuvo que abandonar sus estudios de derecho en Alepo por la guerra.

“La situación aquí es nefasta, llevo cuatro días y no se puede estar más”, ha explicado a la agencia Efe Nasir al Omar, un estudiante de Arte y Literatura de la universidad siria de Alepo, aún en la estación de Keleti.

En los alrededores de la terminal es visible un trasiego de familias y numerosos hombres jóvenes con mochilas, maletas y bolsas, preparados para abandonar el lugar.

“No somos criminales”
“He recogido mis cosas y he empezado a hablar con otros que se quieren ir, posiblemente salgamos hoy o mañana y somos un grupo grande”, añade Nasir. “Iremos andando, no hacemos mal a nadie, no somos criminales. Sólo quiero llegar a algún país en el que pueda terminar mis estudios”, explica en inglés.

“Sólo quiero llegar a algún país en el que pueda terminar mis estudios“

Más de mil personas se encuentran acampadas en los aledaños de la estación, sin apoyo institucional ni asistencia sanitaria más allá de la que puede ofrecer una red de voluntarios húngaros.

Cientos de refugiados cruzan el puente Elisabet tras abandonar la estación de Keleti con el objetivo de llegar a pie a Austria. Cientos de refugiados cruzan el puente Elisabet tras abandonar la estación de Keleti con el objetivo de llegar a pie a Austria.
Aunque suspendidos los trenes internacionales, desde Keleti parten conexiones regionales, incluidas a localidades cercanas a la frontera con Austria, como Sopron. Sin embargo, algunos refugiados que han subido a estos trenes con la esperanza de llegar más cerca de la frontera con Austria, han sido interceptados a mitad de camino por la policía que los ha identificado para enviarlos a un campo de acogida.

Cientos de refugiados se niegan a abandonar el tren en dirección a Austria para que no les tomen los datos03.42 min
Cientos de refugiados se niegan a abandonar el tren en dirección a Austria para que no les tomen los datos
Un muerto al intenar escapar del tren varado en Bicske
Uno de los migrantes que permanecían en el tren retenido en Bicske, a 40 kilómetros de Budapest, ha fallecido, según ha informado la policía. Al parecer ha sufrido un colpaso tras caer a las vías del ferrocarril. El hombre, un pakistaní, cayó y se golpeó la cabeza cuando cientos de sus compañeros escapaban de los vagones.

Cientos de refugiados, muchos de ellos niños, han permanecido durante 24 horas varados en este tren, conocido ya como el “tren de la vergüenza”. Un fuerte dispositivo policial se ha desplegado a primera hora de la tarde y han desalojado a los migrantes para llevarlos a centros de acogida. “En sus caras hemos visto desilusión y tristeza. Sólo quieren llegar a Alemania y empezar una nueva vida”, informa la enviada especial de TVE, Ana Jiménez.

Algunos migrantes, en su mayoría sirios pero también afganos e iraquíes, se habían declarado en huelga de hambre hasta que les dejaran marchar. Ninguno de los refugiados quieren ir a centros de acogida, de los que algunos ya tienen experiencia y aseguran que ofrecen unas condiciones que califican como “terribles”. Muchos de ellos muestran carteles en los que indican que su destino es Alemania.

Refugiados a bordo del tren detenido en la localidad húngara de Bickse muestran carteles en los que piden ir a Alemania. REUTERS/Laszlo Balogh Refugiados a bordo del tren detenido en la localidad húngara de Bickse muestran carteles en los que piden ir a Alemania. REUTERS/Laszlo Balogh
Además, en Röszke, en la frontera sur de Hungría con Serbia, otras 300 personas se han escapado de un campo de refugiados. La policía ha detenido el tráfico de una autopista cercana. Las autoridades interceptaron este jueves a 3.313 refugiados que entraron en el país por la frontera sureña con Serbia.

Penas de cárcel para los migrantes
Precisamente este viernes, el Parlamento de Hungría ha aprobado un paquete de leyes que prevén, entre otras medidas, penas de hasta cinco años de cárcel por el cruce ilegal de sus fronteras, con el objetivo declarado de “aliviar la presión migratoria” que registra desde hace meses.

Cruzar las fronteras ilegalmente puede suponer tres años de cárcel, incrementados a cinco si la persona está armada o daña la valla alambrada que Hungría acaba de completar en su frontera con Serbia.

Por otra parte, se endurecen también las penas por el tráfico ilícito de personas, que en casos extremos, como por ejemplo por organizarlo o dirigirlo, ascenderán hasta los 20 años de cárcel.

Además, las nuevas leyes prevén la creación de una franja de 60 metros desde la frontera llamada “zona de tránsito”, que solo estará abierta hacia Serbia y donde se realizará el registro de los refugiados o inmigrantes.

Otra nueva categoría legal será la de la “situación de crisis por inmigración masiva”, que el Gobierno podrá declarar por un período de un máximo de 6 meses. En ese período se podrán construir instalaciones “de seguridad nacional”, en terrenos estatales o de los ayuntamientos locales.
Otro paquete legislativo que abriría la posibilidad de movilizar al Ejército en la defensa de las fronteras será votado en el Parlamento la próxima semana.

La oposición izquierdista, que votó en contra, y también numerosas organizaciones humanitarias han tachado las leyes de “autoritarias” y “anticonstitucionales”.

Más de 160.000 personas han llegado a Hungría en lo que va de año por la denominada ruta de los Balcanes, que tiene en el país centroeuropeo al primer miembro del espacio Schengen. Hungría es uno de los puntos de tránsito de los miles de refugiados, en su mayoría sirios, que cruzan Europa desde Turquía y Grecia en la que ya es la peor crisis de refugiados en el continente desde la Segunda Guerra Mundial. El jueves en Bruselas, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, advirtió que ningún refugiado abandonará su país sin ser registrado y ha asegurado que el problema no es europeo sino alemán.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.