Los niños sufren la peor parte del cambio climático

12224336_1634733370110991_218810309_n
image-268688
 
Las inundaciones, las sequías, las olas de calor y otras condiciones extremas agravan la situación de los niños más desfavorecidos

Más de 500 millones de niños viven en zonas donde la probabilidad de que ocurran inundaciones es sumamente alta y 160 millones de niños habitan en lugares donde las sequías son extremadamente graves, dos factores que les dejan expuestos a las consecuencias del cambio climático. Son datos que se desprenden del último informe de UNICEF publicado en el marco de la 21ra Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como COP21, que se celebrará del 30 de noviembre al 11 de diciembre en París.

Los niños que viven en los países más pobres son los que pagan la peor parte. De los 530 millones de niños que viven en zonas propensas a inundaciones, unos 300 millones se encuentran en países donde más de la mitad de la población vive en situación de pobreza, con menos de 3,10 dólares al día. En la misma situación de inequidad viven 50 millones de niños de aquellos que habitan en áreas en las que las sequías son graves.

“Estas cifras tan elevadas subrayan la urgencia de actuar ahora”, dijo el director ejecutivo de UNICEF Anthony Lake. “Los niños de hoy son los menos responsables del cambio climático, pero ellos, y sus propios hijos, serán quienes van a vivir sus consecuencias. Y, como suele ocurrir, son las  comunidades más desfavorecidas las que hacen frente a las amenazas más graves”.

El aumento de las sequías e inundaciones, las olas de calor y otras condiciones climáticas extremas, son consecuencia del cambio climático.  Estos fenómenos, en ocasiones devastadores, pueden causar muertes, y  contribuir a una mayor  incidencia de la desnutrición, el paludismo o la diarrea, principales causas de la mortalidad infantil.

Esta suma de factores puede provocar un círculo vicioso: un niño sin acceso a agua y saneamiento antes de una crisis sufrirá más los efectos de una inundación, una sequía o una tormenta grave, su recuperación será más lenta y correrá un riesgo aún mayor cuando se enfrente a una crisis posterior.

La gran mayoría de los niños que viven en zonas con un alto riesgo de inundaciones se encuentran en Asia, y la mayoría de los que se encuentran en áreas con riesgo de sequía, en África.

Los dirigentes del mundo que se reunirán en París durante la COP21, tratarán de alcanzar un acuerdo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Para la mayoría de los expertos, esta reducción es fundamental para limitar un aumento potencialmente catastrófico de la temperatura.

“Sabemos lo que se tiene que hacer para evitar la devastación que puede causar el cambio climático. No actuar sería inconcebible”, dijo Lake. “Tomar las decisiones adecuadas en la COP21 es una deuda que tenemos con nuestros niños y con el planeta”.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.