Los misteriosos puntos brillantes de Ceres son más de dos

Lo que hace unas semanas parecía un par de manchas brillantes en un cráter de Ceres, ahora resulta que son casi una decena: dos más grandes y varias pequeñas. La mayor resolución de las imágenes que acaba de tomar la sonda Dawn de la NASA de este objeto, el mayor del cinturón principal de asteroides, así lo revelan. Las fotografías se han captado a 13.600 km de distancia entre el 3 y el 4 de mayo.

NASA/JPL-CALTECH/UCLA/MPS/DLR/IDA
image-191170

NASA/JPL-CALTECH/UCLA/MPS/DLR/IDA

Los científicos siguen desconcertados sobre la verdadera naturaleza de las zonas luminosas que aparecen en Ceres, pero avanzan en la resolución del misterio: “Los investigadores de Dawn pueden ahora concluir que el intenso brillo de estos puntos se debe al reflejo de la luz del sol por parte de un material altamente reflectante en la superficie, posiblemente hielo”, apunta Chris Russell, investigador principal de la misión desde la Universidad de California en Los Ángeles (EE UU).

Desde el 9 de mayo los motores iónicos de la nave la impulsan hacia abajo. El próximo 6 de junio se situará a 4.400 km de Ceres, por lo que sus nuevas imágenes seguro que depararán nuevas sorpresas.

¿Qué son las misteriosas manchas brillantes de Ceres?

La cámara de la sonda Dawn de la NASA ha captado en febrero la presencia de dos enigmáticos puntos brillantes, uno más grande que el otro, en un mismo cráter del planeta enano Ceres. Podrían ser zonas ricas en sal o agua helada, o guardar alguna relación con un gélido vulcanismo. La llegada de la nave el próximo viernes ayudará a esclarecer este y otros secretos de Ceres.

 

Imagen de Ceres tomada por la nave Dawn el pasado 19 de febrero, donde se observan las dos enigmáticas manchas luminosas. / NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Según se aproxima la nave espacial Dawn (‘amanecer’ en inglés) a su destino, el planeta enano Ceres, aumenta la expectación entre los científicos por la infomación que comienza a llegar. La última, la presencia de dos puntos luminosos en su superficie captados el 19 de febrero por la cámara de la sonda desde una distancia de 46.000 kilómetros. Uno ya se conocía, pero el otro más pequeño se acaba de descubrir en las proximidades.

“Aparentemente las dos manchas se encuentran en la misma cuenca, lo que podría indicar que tienen un origen volcánico, pero todavía tenemos que esperar hasta tener más resolución antes de poder hacer este tipo de interpretaciones geológicas”, explica Chris Russell, investigador principal de la misión.

La sonda Dawn llega el 6 de marzo a Ceres para desvelar los secretos de este planeta enano

Otras de las posibilidades que barajan los investigadores es que estas zonas brillantes reflejen la luz por contener compuestos ricos en sal o con agua congelada. De hecho, la región parece coincidir con una de las fuentes de vapor de agua que detectó el observatorio espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea (ESA) hace unos meses. Por su parte, el telescopio Hubble también había fotografiado áreas luminosas en el planeta enano pero de forma muy borrosa.

Ahora, con la ayuda de su sistema de propulsión iónica, la sonda Dawn de la NASA ingresará este 6 de marzo en la órbita de Ceres para observarlo de cerca. A lo largo de los próximos 16 meses mandará multitud de datos que ayudarán a comprender mejor el origen y evolución de este objeto e, incluso, del propio sistema solar. Las intrigantes zonas luminosas y otras características de este mundo desconocido se irán desvelando.

“La mancha luminosa más brillante continúa siendo demasiado pequeña como para que nuestra cámara pueda captarla con nitidez pero, a pesar de su tamaño, es más brillante que cualquier otra cosa que hayamos visto en Ceres; algo verdaderamente inesperado y aún un misterio para nosotros”, señala Andreas Nathues, miembro del equipo de la cámara e invesigador del Instituto Max Planck para la Investigación del sistema solar (Alemania).

Tras visitar Vesta, llegada a un mundo ‘nuevo y fascinante’

En su periplo por el sistema solar, la sonda Dawn visitó el asteroide gigante Vesta desde el año 2011 hasta 2012, tomando más de 30.000 imágenes de este objeto, además de tomar muchas mediciones que han servido para comprender mejor su composición e historia geológica.

Vesta tiene un diámetro promedio de unos 525 kilómetros, mientras que en Ceres ese valor ronda los 950 kilómetros. Ambos son los cuerpos más masivos del cinturón de asteroides, que se encuentra situado entre Marte y Júpiter.

“A pesar de que Ceres está en el cinturón de asteroides, es completamente distinto a los asteroides”, aclara Marc Rayman, ingeniero jefe y director de la misión Dawn, cuya llegada al planeta enano ha sido calificada como “histórica” por la NASA. El experto no duda en adelantar: “Estamos a punto de conocer un mundo nuevo y fascinante”.

Licencia : Creative Commons

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.