Los expertos recomiendan el uso de cirugía en niños por el “alarmante” aumento de la obesidad

Para todos los públicosAGENCIAS Los expertos recomiendan el uso de la cirugía en niños y adolescentes con obesidad severa que hayan completado su desarrollo para atajar el “alarmante” aumento de la obesidad en los últimos 25 años. “La edad no debe ser un condicionante para realizar una intervención quirúrgica si se cumplen los criterios de selección y el caso reviste de la suficiente gravedad“, concluye un estudio pionero sobre obesidad infantil elaborado por la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las enfermedades metabólicas (SECO).3785078

Con motivo del Día Mundial contra la Obesidad, que se celebra el 12 de noviembre, la SECO ha dado a conocer los resultados de este estudio,  titulado ‘Initial approach to childhood obesity in Spain’, que pone de manifiesto el “alarmante” aumento de los índices de obesidad infantil en España en los últimos 25 años y analiza los posibles tratamientos disponibles.

El objetivo del trabajo, que ha contado con la participación de 60 expertos ha sido analizar los posibles tratamientos de la obesidad infantil ante el incremento de casos que se están produciendo en los últimos años tanto en España como en Europa.

Centrado en niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 6 y los 18 años, revela que, según los últimos datos disponibles (de la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012) el 23% de los niños de entre 6 y 10 años padecía sobrepeso, un porcentaje que descendía al 18,4 % en la franja de los 11 a los 15 años y al 16,4% entre los 16 y 17.

En cuanto a la prevalencia de obesidad en menores, destaca que casi uno de cada cuatro niños de entre 2 y 5 años son obesos y la cifra va descendiendo paulatinamente de manera que afecta al 22% de los niños de entre 6 y 10 años, al 7% de los de entre 11 y 15 y el 3,4% de los de entre 16 y 17.

“Demasiada oferta” de alimentos ricos en grasas y azúcares

Según el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría, José Manuel Moreno Villares, España ocupa los primeros lugares de Europa en incidencia de obesidad infanto-juvenil, siendo Canarias y Andalucía las comunidades donde más casos hay.

El incremento de los índices de sobrepeso y obesidad se debe a que en la sociedad actual hay “demasiada oferta” de alimentos ricos en grasas y azúcares, se han producido cambios en las conductas familiares y se hace poca actividad física.

“Estamos ante un problema muy alarmante y por eso queremos concienciar a la sociedad y a las administraciones de la importancia que tiene que tengan en cuenta las recomendaciones que el panel de expertos ha reflejado en el informe”, ha apostillado el presidente de la SECO, Juan Carlos Ruiz de Adana.

En relación a los riegos que la obesidad entraña para los niños, uno de los autores del estudio, el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría y Endocrinología, Metabolismo y Nutrición, Diego Yeste, ha alertado de que “la obesidad infantil se relaciona con la del adulto, ya que las alteraciones psicológicas y médicas que se manifiestan durante la infancia repercutirán en el adulto”.

La obesidad incide en la maduración de los niños

Alteraciones que inciden sobre los procesos madurativos a nivel físico, psicológico y social de unos niños que se encuentran en pleno proceso de desarrollo.

Así, Yeste ha destacado que en el niño obeso están descritas las mismas comorbilidades que en el adulto, entre ellas la diabetes tipo 2 o apneas del sueño, pero ha subrayado que las que más impactan en la infancia son las que inciden sobre el desarrollo psicomotor y afectivo.

La obesidad influye negativamente sobre la movilidad y a ello se suma la disminución de la resistencia cardiovascular o el empeoramiento de las afecciones respiratorias y se asocia a problemas de autoestima, depresión y trastornos de conducta.

“Todo ello dificulta la maduración afectiva y la integración en los ámbitos deportivos y sociales propios de la infancia”, ha explicado el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría, José Manuel Moreno Villares.

Defienden que la cirugía no se descarte por razones de edad

Por todo esto, el presidente de la SECO, Juan Carlos Ruiz de Adana, ha asegurado que si la cirugía es el mejor tratamiento posible porque el caso lo requiere, ésta no se debe descartar por cuestiones de edad. No obstante, el estudio determina que, antes de esta intervención es obligatoria una evaluación psiquiátrica o psicológica del paciente.

En cualquier caso, el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Cirugía general y Digestiva, Ramón Vilallonga, encargado de dirigir le estudio, ha destacado que el manejo adecuado de esta patología dependerá del tipo de obesidad del que se trate: exógena, secundaria, sindrómica o monogénica.

La obesidad exógena, representa más del 95% de los casos, se basa en el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético. La secundaria está asociada a causas orgánicas como enfermedades endocrinas, neurológicas, psiquiátricas, etc.

La sindrómica se asocia a síndromes dismorfológicos en los que se puede observar mayor o menor grado de obesidad y la monogénica tiene como característica principal el desarrollo muy precoz de obesidad en la infancia y tendencia a la obesidad mórbida.

Así, los expertos han recomendado revisiones periódicas con el pediatra y su derivación al endocrino para su valoración y tratamiento con la eventual intervención quirúrgica si se requiere.


Leave a Reply

Your email address will not be published.