Los caracoles y la medicina

los caracoles y la medicinaDesde la antigüedad al caracol ya se le consideraba como un recurso medicinal con muchísimas aplicaciones tanto estéticas como médicas. Se ha utilizado con fines médicos tanto su moco como su carne para cosas tan dispares como curar los ataques de gota, el asma, para frenar los dolores de estómago, o frenar las hemorragias nasales.

A) USO DE LA CARNE Durante la Edad Media solían ser hervidos en agua, usando el agua resultante, para tratar dolores de garganta, la bronquitis, para combatir las afecciones gartroindestinales y como cataplasma. Existen citas donde se habla de curaciones milagrosas de úlceras y tuberculosis pulmonares ingiriendo durante una semana caracoles vivos retirados de sus conchas. Por ser un alimento rico en calcio, ayuda a combatir el raquitismo y es óptimo para el estado de lactancia.

También es rico en sales minerales y hierro. Su alto contenido en ácidos grasos polinsaturados ayuda a combatir el colesterol y es recomendado para las dietas especiales en casos de hiper-trigliceridemia e hiper-colesterolemia. Asímismo, el caracol es pobre en lípidos y puede ser consumido por personas afectadas por problemas hepáticos, arteriosclerosis y obesidad.

B) EL MUCÍLAGO. COMPOSICIÓN. USOS COSMÉTICOS Y CLÍNICOS El moco del caracol es viscoso, consistente, semitransparente y con un alto poder lubrificante. La producción del moco del caracol se realiza en grandes cantidades a través de una glándula que se encuentra en el pie del  animal. Esta glándula, al producir el moco, le auxilia para que pueda deslizarse sobre el terreno. Si procedemos a su análisis observamos en él una gran presencia de glicosaminoglicanos. Ese compuesto, originariamente denominado mucopolissacarídeos, estabiliza y suporta los compuestos fibrosos y celulares del tejido; asímismo ayudan a  mantener el equilibrio de agua y sal en el cuerpo del animal. Si realizamos un análisis del moco del caracol, encontramos que contiene naturalmente siete de los ingredientes más valorados por la industria cosmética y dermatológica para el cuidado de la piel:

  • Alantonina
  • Elastina
  • Colágeno
  • Ácido Glycólico
  • Antibióticos naturales
  • Vitaminas
  • Proteínas ( peptidos especificos)

Durante la antigüedad el moco del caracol era ya usado con multitud de fines estéticos, como anti-arrugas, en el tratamiento de quemaduras, estrías y para combatir el herpes labial. Existen relatos que hablan de que Cleopatra se bañaba en agua con helicina pues se le atribuía a esa sustancia la facultad de suavizar la piel. Durante la Edad Media, el moco era usado para cicatrizar heridas y para el tratamiento de hernias, problemas de vista y hemorragias. Hoy en día sus usos farmacológicos son muy variados. Procedemos a citar unos cuantos: En el moco del caracol se observa la presencia de sustancias con facultades regenerativas para la piel (proteínas y alantonina). En estudios recientes se ha constatado que el uso de moco de caracol en heridas en ratones induce en el proceso natural de la cicatrización de las mismas. Actualmente en el mercado existen medicamentos indicados para el tratamiento de quemaduras y cicatrices hechos a base de mucílago de caracol.

También existen a la venta en el mercado cremas realizadas a base de un 80% de Elicina y un 20% a base de excipientes que poseen facultades medicas variadas clínicamente probadas, entre ellas destacamos las siguientes:

  1. Uso para eliminar cicatrices.
  2. Uso como antibiótico tópico natural. Debido a la presencia en su composición de acido glycolico es usado con eficacia como tratamiento contra el acné en adultos y adolescentes. y las infecciones de la piel. Su uso evita las irritaciones y los posibles efectos secundarios de otros fármacos. Deja la piel de su bebé lisa y calmada después de su uso.
  3. Uso contra las secuelas de las quemaduras.
  4. Uso contra las arrugas.
  5. Uso contra el envejecimiento.
  6. Uso como exfoliante. Elimina las células dañadas y muertas.
  7. Alimenta la piel y lucha contra los radicales libres.
  8. Mejora la elasticidad de la piel y la deja suave, sedosa y calmada.
  9. Restaura el proceso de la renovación de la piel estimulando las células germinales.
  10. Lucha contra la piel grasa.

En Bélgica, se está desarrollando  un preparado a partir del mucilago del caracol con el objetivo de que los aminoácidos que contiene actúen en la reconstrucción integral de los tejidos gástricos ayudando a la cura de la ulcera  en los seres humanos.  -En algunos estudios realizados se  sugiere que el moco del caracol posee propiedades que exterminan las bacterias gram-positivas y gram-negativas aunque solamente en sus estados de crecimiento.

Una sustancia retirada de la glándula de albumina del caracol se usa normalmente para identificar los distintos grupos de sangre en los humanos. -En algunos fármacos de uso común se  utiliza la helicina, mezcla del mucílago del caracol con azúcar, empleándolo como pasta pectoral en las afecciones pulmonares. Asimismo en Francia y Alemania se utiliza la helicina  como base para preparar varios cosméticos, debido a sus facultades como exfoliante,  para la reducción de cicatrices y el acné.

VLC Ciudad / Redacción

Comments are closed.