Jessie se asoma para saludar a su madre. Según la mujer, del otro lado de la ventana aparece el rostro de la abuela, quien murió cuatro años atrás

Sue Palmer quedó impactada. Y aunque sepa que pocos le creen y que muchos se burlarán, ella asegura que el milagro existió. Que siempre sintió una presencia en esa amplia casa de Beverley, en Yorkshire, Reino Unido. Y que vio a su madre muerta en una de las ventanas de su vivienda.

Pero además de esa aparición momentánea y capturada sólo por la lenta de su cámara, Palmer y sus hijos experiemntan otros hechos sobrenaturales. El viviente olor a cigarrillo que inunda por momentos la propiedad es característico del vicio que tenía Betty, quien murió de cáncer de pulmón hace cuatro años cuando tenía 79.

Sue Palmer asegura que en la ventana se refleja el rostro de su madre Betty, idéntico al de una foto que le tomaron cuando tenía 21 años
Betty a los 21 años. Según Sue Palmer la imagen de esta fotografía es la que se refleja en el vidrio de la ventana de su casa en Beverly, Yorkshire

Su hija Jessi, de 25, también siente una “presencia” extraña en la casa a la que se mudaron hace 16 años cuando la abuela aún residía allí.

Sin embargo, la creencia en espíritus es anterior incluso al deceso de la mujer. Poco antes de la muerte de la dueña de casa, Palmer contrató a un medium que le dijo que un hombre llamado Frank las observaba sobre la casa. Estaba “flotando”.

Les tomé la fotografía a Jessi y Rudi recibiéndome cuando llegaba a casa, pero cuando se la mostré a una amiga vio otro rostro. Esa cara es similar a una imagen de mi madre cuando tenía 21 años“, contó Palmer a medios ingleses. “La noche anterior a esa escena entramos a esa habitación y sentimos un gran olor a cigarrillo a pesar de que ninguno de nosotros fuma“, agregó la mujer.

Palmer contó lo que sentía su hija Jessi desde que era pequeña. “Jessi siempre estuvo firme en que algo había en la casa. Desde los 9 años deambulaba dormida por toda la casa todo el tiempo y siempre decía que veía cosas en su habitación, alguien sentado al pie de su cama, y nunca pudo dormir allí“.

Sue es fisioterapeuta y siempre creyó en que había una vida después de la muerte, aunque nunca pensó que la viviría tan de cerca. “Mamá pasó mucho tiempo con nosotros ayudándome en la crianza de mis hijos. Si fue mamá, definitivamente me reconforta y me da esperanza“, añadió al diario The Sun.