Para el británico The Guardian “el ataque enfatiza una seria vulnerabilidad en la manera en la que internet funciona”.

El diario cita el experto informático David Gibson, según el cual la tecnología DNS (la que fue afectada por el hackeo) es una de las tecnologías que la industria está más intentando actualizar.

The Guardian cita también un famoso ensayo sobre el tema, “Someone Is Learning How to Take Down the Internet” (Alguien está aprendiendo cómo apagar Internet), del respetado experto de seguridad Bruce Schneier,quien recientemente afirmó que durante los últimos dos años alguien ha estado testando las defensas de las compañías encargadas de partes críticas de la infraestructura de Internet.

Por eso, el experto dijo que sintió la necesidad de advertir el público de la amenaza potencial.

También el New York Times subrayó la amenaza que este tipo de ataques representa para la sociedad.

Pero el diario neoyorquino hace hincapié en una preocupación ulterior: que estos hackeos puedan afectar los resultados de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

“Es muy pronto para determinar quién está detrás de los ataques”, escribe el Times en su nota. “Pero es este tipo de ataques que preocupa a los oficiales de las elecciones. Están preocupados que un ataque podría impedir a los ciudadanos de enviar su voto”.

El New York Times destaca como 31 Estados y el Distrito de Columbia permiten el voto a través de internet para los civiles y militares que se encuentran en el extranjero.

Y cita a Barbara Simons, co-autora del libro of “Broken Ballots: Will Your Vote Count?” (Elecciones rotas: ¿tu voto va a contar?) y asesora de la Comisión de Asistencia Electoral, el ente federal encargado de monitorear los estándares del voto on line desde el extranjero.

“Un ataque DDoS (como el que ocurrió este viernes) podría seguramente impactar en estos votos y hacer una gran diferencia en los estados cuyo resultado es incierto. Este es un sólido argumento para que no deberíamos permitir que los votantes envíen su voto desde el extranjero a través de internet”, dijo Simons.

En cambio, el análisis del Washington Post -firmado por el reconocido experto de la George Washington University, Henry Farrell -se titula emblematicamente “Probablemente no fue Rusia quien atacó Internet. Eso es lo que asusta.”

Según Farrel, este tipo de ataques aumentaron “dramáticamente”. Para el profesor el problema es la inseguridad de las computadoras y el hecho que la mayoría de los usuarios no tiene la preparación adecuada para mantener actualizadas los dispositivos y sus defensas, lo cual los convierte en herramientas que los hackers usan para estos ataques.

También, según el experto, los fabricantes de artefactos tecnológicos muchas veces no se preocupan de proteger adecuadamente sus productos para prevenir los ataques porque nadie los cita en juicio en la eventualidad que estas faltas provoquen algún tipo de efectos colaterales.

Para Farrel estos ataques “es probable que continúen y empeoren”.

También el reconocido sitio de tecnología Gizmondo, se mostró pesimista.“El ataque DDoS que hoy tumbó Internet es el inicio de un futuro tenebroso”, se titula uno de sus análisis sobre el tema.

Según el portal “debemos esperar que incidentes como este sean mucho peores en el futuro. Los DDoS solían ser una amenaza leve, ahora estamos en una nueva era”.

Para Gizmondo el ataque implica “que Internet está más vulnerable que nunca” y que “pronto comenzaremos a ver caídas a nuestras páginas web favoritas con cada vez más frecuencia”.

“Puede ser el inicio de un futuro bastante tenebroso. Si los hackers llegan a ser capaces de tumbar Internet a su voluntad, ¿qué es lo siguiente? No tenemos claro cuánto tiempo pasará para que los técnicos de Dyn logren solucionar este problema, pero este nuevo tipo de ataque DDoS es un problema que desde hoy en adelante nos debería tener preocupados”, concluye el análisis.