Las medidas impulsadas por el Ayuntamiento de Castellón consiguen reducir la población de mosquito tigrede forma notable

Trabajos contra los mosquitos 04
image-407500
El consistorio ha aumentado las fumigaciones, ha puesto en marcha el primer plan biológico de lucha contra el mosquito y ha aprobado una ordenanza, entre otras iniciativas

El incremento en 15.000 euros anuales del contrato de fumigación de mosquitos, la inversión de 20.000 euros para desarrollar el primer plan biológico, la fumigación –por primera vez- del cauce del río Seco y el impulso de una ordenanza que regula las actuaciones en el ámbito privado, son algunas de las medidas que ha puesto en marcha durante el último año el Ayuntamiento de Castellón para conseguir controlar al máximo las poblaciones de mosquitos y otros insectos que generan insalubridad en la ciudad.Gracias a estas iniciativas, y a las condiciones climatológicas que se están dando este verano, durante los meses de junio y julio ha disminuido de forma notable la población de mosquitos tigre en la capital de la Plana, así como el número de llamadas de la ciudadanía para alertar de la presencia de focos de mosquitos.

El Plan integral de lucha contra el mosquito tigre se inició en julio de 2015, cuando la ciudad, y toda la zona de costera de la provincia, sufrió una plaga de estos insectos. LaConcejalía de Salud Pública, dirigida entonces por Sara Usó y actualmente por Mary Carmen Ribera, comenzó entonces una serie de actuaciones para evitar el desarrollo de las poblaciones larvarias del mosquito tigre, sobre todo en las zonas más húmedas como la Marjalería y el Grao, con el incremento de los trabajos de desinsectación, la coordinación con otros ayuntamientos como el de Benicàssim para trabajar conjuntamente en la fumigación de las zonas adyacentes de los dos municipios o la organización decharlas informativas para los vecinos de la ciudad.

Todos estos trabajos que se iniciaron el verano pasado, se han intensificado desde el pasado mes de abril, cuando los operarios iniciaron trabajos diarios de fumigación, sobre todo en las zonas abiertas y con aguas estancadas. Estos tratamientos han consistido sobre todo en el uso de larvicidas, con la finalidad de que las larvas no explosionen y se conviertan en mosquitos adultos, mientras que se han tenido que realizar muchos menos tratamientos adulticidas. Por otra parte, el consistorio también ha fumigado el cauce del río Seco por primera vez, garantizando el tratamiento en una zona muy conflictiva. Esta medida se ha podido llevar a cabo tras solicitar la autorización de la Confederación Hidrográfica del Júcar y la ha costeado el ayuntamiento.

Como consecuencia de todas estas actuaciones, tanto los técnicos municipales encargados del control de este tipo de plagas como los responsables de la empresa que realiza los tratamientos, han constatado que este verano ha descendido de forma notable la presencia del mosquito tigre en la capital de la Plana y el número de expedientes abiertosrespecto al año pasado.

Primer plan biológico y ordenanza municipal

En la misma línea, hay que destacar que el Ayuntamiento de Castellón ha puesto en marcha por primera vez un plan biológico alternativo que complementa la lucha con biocidas contra el mosquito tigre. Este plan ha consistido en la construcción de refugios para murciélagos y cajas nido para vencejos y su instalación en parques urbanos, edificios municipales y viviendas privadas, y se ha llevado a cabo en colaboración con la Fundación Limne, que ha organizado talleres dirigidos a todos los públicos. Hay que tener en cuenta que los murciélagos son una especie depredadora de los mosquitos y se estima que cada uno se come alrededor de 1.000 insectos en una noche, por lo que estos quirópteros en peligro de extinción son una pieza clave en la gestión de los ecosistemas mediterráneos por su importante tarea en el control de insectos y plagas.

Por último, el consistorio castellonense también ha aprobado la Ordenanza municipal para la prevención y control del mosquito tigre, en la que se compromete a llevar a cabo las actuaciones necesarias en el espacio público con el fin de evitar las plagas de estos insectos en puntos de agua estancada, así como a articular los mecanismos necesarios de coordinación con otras instituciones para ganar eficacia en los tratamientos.

La concejala de Salud Pública, Mary Carmen Ribera, ha mostrado su satisfacción por los resultados que ha obtenido este Plan integral de lucha contra el mosquito tigre y ha agradecido la colaboración y la implicación de los vecinos y vecinas de la ciudad. Ribera ha afirmado que “para el Gobierno municipal ha sido y es una prioridad impulsar todas las medidas que contribuyan a minimizar la presencia de mosquitos y, por tanto, a reducir las molestias que sufren los ciudadanos”. La edil ha recordado que, en caso de detectar la presencia de una colonia de mosquitos cualquier vecino o vecina puede avisar al ayuntamiento a través del teléfono 010 o a través del correo electrónico (sanidad@castello.es).

Por su parte, la alcaldesa, Amparo Marco, ha destacado el esfuerzo realizado por el Ayuntamiento de Castellón para tratar de mitigar al máximo un problema que “se intensifica en la campaña estival pero que hay que combatir durante todo el año”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.