Las flores más coloridas

Flores coloridas

En mayo y con la llegada de la primavera comienzan a aparecer poco a poco las primeras flores. Si eres un apasionado de ellas y queréis que vuestro balcón o jardín brille en una explosión de color, os contamos cómo conseguirlo.

LO QUE DEBES SABER...

Colores: hay que saber combinarlos sin recargar. Prímula: una flor muy colorida que puede ser bicolor. Otras opciones: malvarrosa, ojo de perdiz o boungavilla.

Hay flores de colores básicos y otras que combinan varios colores en una sola flor. Eso sí, cuidado de elegir este tipo de flores muy a menudo, siempre intentad combinarlas con otro tipo de flores de colores más básicas para evitar un exceso de color en vuestro jardín. Elegid la vuestra, nosotros os damos algunos ejemplos.

La prímula, una flor colorida

Una de las especies con mayor explosión de colores es la prímula o primavera. Son plantas de 30 cm de altura, muy pequeñitas y muy coloridas. Las podéis encontrar en blanco, amarillo, rosa, azul, violeta, morado, lila... pero sin duda las que más destacan son las bicolores.

Esta flor es del género de las vivaces y perennes por eso es ideal, porque aguanta muy bien el tiempo extremo. Si sabéis cuidarlas podréis mantenerlas inclusive los meses de invierno.

Regadla bien, añadidle insecticidas y limpiadla de las zonas o flores que queden marchitas. No la pongáis de forma continuada al sol, procurad tenerla tanto al sol como a la sombra, pues se debe intentar que no sufra el calor extremo del verano.

Otras plantas de verano

La malvarrosa es una planta perenne con tallos muy espinosos y su colores están entre rosados, púrpuras o incluso amarillos. Respecto a sus cuidados, esta planta debe ser ubicada a pleno sol en climas templados y resiste bien a las heladas y a las sequías. Tiene su origen en China.

El ojo de perdiz es otra planta a destacar por su amarillo intenso y ofrece frutos de tipo verdoso. En este caso, el suelo debe estar más bien seco y es conveniente tenerla la mayor cantidad de horas posibles al sol. De esta planta hay que destacar que en sí misma es una planta venenosa, pero que, curiosidades de la naturaleza, también sirve para fines medicinales, ante problemas cardiacos, pero solo y exclusivamente cuando han sido tratadas.

La bouganvilla es otra flor que destaca por ser de colores llamativos. Las podréis encontrar de muchos colores: blanco, rosa, carmín, morado, amarillo... También son muy fáciles de cuidar y crecen muy bien en maceteros y en jardineras. Aunque sí que tendréis que tener cuidado al trasplantarlas, pues tienen las raíces muy sensibles. Como en el caso de la prímula, necesita de una temperatura media y de iluminación no demasiado excesiva. Aunque suelen ser bastante resistentes, por ello no os excedáis con el abono o con el riego. Ya sabéis, antes de abonar medid lo que necesita la planta. Si tenéis que podarla, hacedlo desde los brotes laterales dejando unos 5 centímetros sobre el tallo principal.

VLC Ciudad / Reutilizando

Comments are closed.