Las denuncias de las concertadas obligan a Marzà a rectificar su plan

 

image_content_4787100_20160505212041
image-365852

La cercanía de las elecciones, la denuncia popular y las movilizaciones de las concertadas han provocado «la rectificación» de la Conselleria que evita el cierre de alguna unidad de la educación concertada de las 46 previstas.

Según el responsable de educación, Vicent Marzà esta aceptación de cambios en la planificación escolar no se debe a las movilizaciones de las concertadas, sino a que durante el gobierno del PP el periodo de alegaciones no se atendía, mientras que ahora «se alega y se estudian de nuevo los casos en detalle».

Sin embargo, según el presidente de la Federación Católica de Padres de Alumnos de Valencia, Vicente Morro, la actuación del conseller ha sido precipitada y denota una «gran falta de sensibilidad y desconocimiento» sobre la difícil situación socioeconómica de algunos centros concertados como el Claret o Jesús y María de la Fuensanta.

La portavoz de Educación del grupo popular en Les Corts, Beatriz Gascó acusó al conseller de anteponer la implantación de un modelo educativo «sectario» a los informes técnicos que «ni leyó».

Vicente Morro coincidió con Gascó en que el objetivo del conseller es «atentar» contra los centros religiosos en un programa «ideológico» propio de aquellos que quieren «una escuela pública, única y laica», que ha sido rectificado por las movilizaciones de los colegios concertados y el «ruido de las familias»

El conseller explicó que una vez presentada la propuesta de planificación a todos los centros sostenidos con fondos públicos se pasó a una segunda fase, el periodo de alegaciones por parte de los centros educativos, donde se estudiará detenidamente la situación socioeconómica de cada centro.

Tras esta fase se publicará en breve la oferta definitiva de plazas educativas en Infantil, Primaria y Educación Especial en la página web de la Conselleria.

Vicent Marzà reiteró ayer que «los centros que cumplan alguna función social en barrios con situaciones socioeconómicas complicadas no han tenido ni van a tener problemas con el arreglo escolar» y que desconcertar algunas unidades no significa cerrarlas.

Marzà señaló que la apuesta del gobierno mira por la calidad educativa de los niños y niñas, especialmente en los centros de adaptación y han sido las alegaciones de los centros las que le han hecho rectificar.


Leave a Reply

Your email address will not be published.