La sequía continúa obligando a aplicar restricciones de riego de hasta el 40% en algunas comarcas

balsas_riego04b
image-213816
Las lluvias de los últimos días apenas han conseguido aliviar la escasez pluviométrica causada por los tres años consecutivos de sequía que arrastra la Comunitat Valenciana. Por esta razón, los agricultores continúan sufriendo importantes restricciones en el suministro de agua de riego que llegan al 40% en las comarcas más afectadas, según un estudio realizado por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA). De nuevo, esta circunstancia se traduce en un encarecimiento de los costes de producción derivados de la necesidad de aumentar tanto el número de riegos como la duración de los mismos, así como en una reducción de las cosechas por el estrés hídrico que sufren los árboles.

Las localidades de Cheste, Chiva y Godelleta, en la Hoya de Buñol, siguen con restricciones sobre el caudal de agua para riego de entre un 30% y un 40% en comparación con un año hidrológico normal. Entre los tres términos la superficie afectada abarca las 4.500 hectáreas, siendo los cultivos más perjudicados por la escasez de agua los cítricos y el caqui. Asimismo, en la zona septentrional de La Ribera Alta hay poblaciones como Turís donde se destina por fuerza un 15% menos de agua que antes del verano, una coyuntura excepcional que castiga, entre otros, a viñedos, cítricos, frutales, caquis y hortalizas. En las comarcas litorales existen casos puntuales y aislados de pozos que este verano han terminado por secarse, por lo que los regantes afectados se ven obligados a utilizar los recursos hídricos de las comunidades cercanas.

De este modo, 2015 constituye otro año más en el que los agricultores valencianos tendrán que lamentar sobrecostes energéticos que AVA-ASAJA cifra en torno a 40 millones de euros. La sequía, unida a las olas de calor y a los temporales de granizo, han provocado igualmente mermas del 20% en la cosecha global de cítricos –hasta un 40% de descenso en las mandarinas extratempranas– y del 15% en la producción de uva respecto al aforo medio de los últimos cinco años. Tampoco están escapando a los efectos de la sequía los cultivos de secano, sobre todo los cereales, y los sectores ganaderos, que ven sumar los gastos de alimentación.

Para AVA-ASAJA, ni el Plan Hidrológico del Júcar ni el reciente Decreto de Sequía están ofreciendo una respuesta suficiente para cubrir las necesidades de los regantes valencianos. La organización agraria reivindica una política hidráulica objetiva, solidaria y de Estado, que cuente con el consenso de los principales partidos políticos.


Leave a Reply

Your email address will not be published.